Escucha esta nota aquí

En plena emergencia sanitaria por la segunda ola de Covid-19, la agroindustria azucarera montereña Guabirá invierte $us 20 millones para ampliar la producción de etanol en la zafra de la presente gestión.  

“Con esta apuesta por el país, Guabirá adiciona una nueva destilería con tecnología de punta y flexibilidad para procesar caña de azúcar, sorgo y maíz, elevando la capacidad total de destilación a un millón de litros de etanol por día”, afirmó el presidente del Ingenio Azucarero Guabirá, Carlos Rojas.

Este año, la industria pretende producir más de 130 millones de litros de alcohol, a fin de avanzar en la sustitución de la importación de gasolina para aportar al ahorro de divisas, la generación de impuestos y empleo en el país. “Estamos en condiciones de sustituir importaciones de gasolina por cerca de $us 100 millones, gracias a las inversiones que Guabirá en el marco del Programa Etanol (YPFB) y cumpliendo los compromisos asumidos dentro de la Ley No. 1098 y el D.S. 3992”, dijo Rojas.

A juzgar por el presidente de la Unión de Cañeros Guabirá (UCG), Alcides Córdova, la inversión era necesaria por el incremento de la producción de caña de azúcar que paulatinamente fue creciendo, pasando de una productividad de 46 toneladas por hectárea (2018) a 57 toneladas por hectárea (2020).  

“En la presente gestión se estima entregar tres millones de toneladas para la molienda, considerando la caña adicional”, aludió Córdova, al realzar que el trabajo encarado con la unidad técnica cañera logró aumentar la productividad y eficiencia en beneficio de los más de 1.500 agricultores cañeros y 10.000 trabajadores del sector.

Programa etanol

A decir del titular de Guabirá, la inversión ejecutada y en curso tiene el  propósito de consolidar la producción de etanol. “Hasta 2020, Guabirá tenía una capacidad de producción de 600.000 litros de alcohol del 96%, a pesar de disponer de una deshidratadora de un millón de litros de alcohol. Con el nuevo equipo de destilación cubrirá la diferencia de 400.000 litros de alcohol al 96%, logrando copar la capacidad máxima de la deshidratadora, para producir mayor cantidad de etanol carburante”, indicó Rojas.

La destilería es multimateria prima, quiere decir que puede procesar caña, sorgo y maíz para procesar bioetanol y, a partir del tratamiento de la vinaza, producir también biogás o biometano y biodiésel”, puntualizó.

Producción del sector azucarero

El cultivo de caña de azúcar en 2020 incrementó un 2,91% comparado con la superficie cultivada de 2019, impulsado por las expectativas de los productores cañeros por los contratos de venta de etanol a la estatal YPFB. 

En 2020, la producción de caña alcanzó 9,06 millones de toneladas, lo que significa un incremento del 5,87% comparado con el 2019. El sector cañero atribuyó el repunte a la expansión de la superficie cultivada y la mejora en los rendimientos.

Comentarios