Escucha esta nota aquí

Las cámaras nacionales de Comercio (CNC) y de Industrias (CNI) han propuesto una alianza público-privada al Gobierno, para el manejo técnico-operativo de la carga que llega al puerto de Arica.

Hasta ahora, no hay respuesta. El sector empresarial quiere ser más pragmático antes de que los problemas portuarios con Chile se vuelvan a repetir. El gerente de la CNC, Gustavo Jáuregui, explica los motivos.

Las Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B), justifica su existencia para defensa del comercio, evitando el incremento de cobros tarifarios al margen de lo acordado, ¿ustedes, como dueños de la carga ven que se cumple este objetivo?

ASP-B hace referencia al artículo 7 del Tratado de 1904. Pero en ningún momento se establece específicamente, que deberá ser una entidad como la ASP-B, la que cumpla esta función. No hay que olvidar a la Aduana Nacional de Bolivia, que también está presente en el puerto de Arica. Hay una especie de duplicidad de funciones entre ambas instituciones.

¿La ASP-B mejora la atención de la carga boliviana que ingresa por ese puerto?

Creo que el mejor ejemplo de que esto no es cierto es lo que ocurrió hace pocos días con el conflicto tarifario que generó que unos 1.400 vehículos no puedan sacar la carga del puerto. 

Eso no fue un tema fortuito ni una incidencia de la naturaleza, sino que fue provocado por la gestión de la ASP-B ante la Empresa Portuaria Arica (EPA). Se ha demostrado una falta e ineficiente gestión de parte de la ASP-B, que ha generado esta problemática. 

No olvidemos lo que ha reconocido el gerente de la ASP-B (David Sánchez), que es el hecho que esto comenzó a partir de la última Acta de acuerdo firmada y que estaba en negociación desde el año 2013 y 2014. Es decir, han pasado cinco años y no hubo una negociación para una mejora en la atención a la carga ni una atención efectiva y oportuna.

¿No ha mejorado el servicio de carga en Arica?

Lo hemos mencionado en un comunicado que publicamos, que estos últimos años, según las estadísticas de carga que han pasado por Arica de importación, se ha tenido un crecimiento exponencial.

Hay una lógica en el sector empresarial, que establece que a mayor crecimiento de carga lo que debería tender es más bien, que el precio vaya disminuyendo. Si hubiésemos tenido una atención oportuna y una gestión eficiente de parte de nuestro representante en el puerto, el precio de la tarifa que cobra el concesionario portuario, habría disminuido en vez de haber aumentado porque la carga creció exponencialmente.

Pero la ASP-B manifiesta que viabilizan el comercio exterior por territorio chileno, ¿acaso no es suficiente argumento?

Se está desvirtuando. No sé por qué dicen que es el viabilizador del comercio exterior. 

Algo importante de establecer es que lamentablemente bajo la estructura que tiene el puerto de Arica, se puede verificar que nosotros estamos obligados a utilizar una empresa concesionada. Es decir, no es la ASP-B la entidad que garantiza el movimiento de carga, sino es el estado chileno el que garantiza el movimiento de carga a través de un solo operador que se llama TPA (Terminal Puerto Arica).

¿Cuál sería su propuesta como entidad empresarial?

Viendo cómo está funcionando en la realidad y no en el papel del Tratado, tenemos una Cancillería chilena y una Cancillería boliviana. Ahí hay un nivel de diplomacia entre estados. 

Por abajo, tenemos una ASP-B, como representante del Estado boliviano en puerto y el agente aduanero. Por el otro lado está el representante y el administrador del puerto que es la EPA, que también es una entidad pública del Estado chileno. El operador del puerto se lo hace por un concesionario privado que es TPA. Bajo este esquema, hemos planteado que para hacer operativa esta estructura que está funcionando y no podemos desconocerla, que sean las cámaras, las que traten directamente con el concesionario privado, en lo operativo.

¿La CNC cree que la ASP-B aplica una política de diversificación de puertos?

Hemos tenido concesión en diferentes puertos hace muchos años atrás, por diferentes acuerdos que tenemos entre estados y no hemos avanzado nada. Ni con la ASP-B, ni sin la ASP-B. Para poner ejemplos, en Puerto Villeta (Paraguay) no tenemos nada. En Rosario teníamos un depósito que está cayéndose. Ese depósito ha quedado en el centro de la ciudad y ya no es ni siquiera operativo. 

El único personal de ASP-B que siempre ha funcionado, es un portero. Es decir, operativamente, no funciona. Otro ejemplo es que en Ilo (Perú) hay solo un funcionario trabajando y que cuando hay una carga (de una empresa pública) que capta ASP-B, recién mueven más gente en ese momento para ir a hacer el trámite. No van a hacer la operativa del puerto.

 En la realidad la diversificación de puertos no existe ¿Cómo podemos diversificar nuestros puertos, cuando ni siquiera somos capaces de manejar uno que es Arica y manejarlo de forma eficiente?