El monto desembolsado hasta este periodo fue de 1.400 millones de dólares, que -según la administración estatal- ayudó a la reactivación económica

12 de octubre de 2021, 10:28 AM
12 de octubre de 2021, 10:28 AM

En los primeros ocho meses del año, el Gobierno solo ejecutó un 34,9% de la inversión pública programada para este año. La cifra fue revelada por la ministra de Planificación del Desarrollo, Gabriela Mendoza, que detalló a la agencia ABI que hasta agosto se desembolsaron 1.400 millones dólares para proyectos estatales a escala nacional, lo cual, según la autoridad, incentiva a la reactivación económica.

En el Presupuesto General del Estado (PGE) de este año, el Poder Ejecutivo programó una inversión de 4.011 millones de dólares para la ejecución de proyectos productivos, infraestructura y otros.

Según Mendoza, la cifra “contribuye a la reactivación económica con obras de impacto”. Sin embargo, Germán Molina, investigador y analista económico, señaló que el bajo nivel de ejecución de la inversión pública desnuda los problemas de liquidez que tiene el Gobierno, en un contexto donde sus fuentes de financiamiento se están agotando.

Para el especialista, a pocos meses para que termine el año, la ejecución debería ser mayor. Explicó que no podrá alcanzar la meta establecida en el PGE debido a que no se han podido canalizar los recursos que se habían programado mediante la venta de bonos soberanos en los mercados externos.

Este año, en el PGE se programó que el país emitiría bonos por 3.000 millones de dólares. En enero,  el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, dijo que de esta cantidad de recursos 1.000 millones de dólares se usarían para pagar deudas del Estado y el resto para la ejecución de proyectos productivos, sociales y de infraestructura. Pero a la fecha el país no logró realizar esa operación.

El Gobierno tiene problemas de liquidez, tiene dificultades para pagar los avances de obras. Eso está frenando la inversión. Con esto difícilmente va a cumplir con los más de 4.000 millones de dólares de inversión pública, porque no hay dinero, no hay 3.000 millones de dólares de los bonos soberanos”, señaló.

El especialista dijo que ahora son pocas las fuentes de financiamiento de las que goza el gobierno. Detalló que no pueden sacar recursos de las AFP, que están en proceso de devolución de recursos. En cuanto al crédito externo, recordó que la última evaluación hecha a Bolivia (Moody's) dice que no es un país seguro para dar créditos.

No obstante, desde el Gobierno ven que los actuales niveles de inversión incentivan a la reactivación económica. Además, Mendoza dijo que su cartera de Estado recibió solicitudes por parte de gobiernos regionales (departamentales y municipales) para reactivar proyectos de inversión pública que fueron paralizados en el gobierno de Jeanine Áñez.

Explicó que estas solicitudes se realizaron en el marco de la constitución del Fideicomiso de Apoyo a la Reactivación de la Inversión Pública (Farip), que dispone de Bs 2.000 millones.

“En este momento ya se ha remitido toda esa información por parte del Viceministerio de Inversión Pública y Financiamiento Externo al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que es el encargado de encaminar el Farip”, indicó Mendoza.

El Farip fue creado mediante Ley N° 1389 con recursos provenientes del Tesoro General de la Nación (TGN), los mismos que, por encargo del Ministerio de Planificación del Desarrollo, en su calidad de fideicomitente, serán administrados por el FNDR como fiduciario.

Según el Decreto Supremo N° 4575, los recursos de ese fideicomiso serán destinados a financiar las contrapartes locales de proyectos de inversión pública que cuenten con financiamiento externo y/o interno, que sean ejecutados de forma concurrente con el nivel central del Estado.