Escucha esta nota aquí

El viceministro de Transporte, Julio Linares, con datos de entidades oficiales estatales, afirmó que son al menos 60 los puntos de bloqueo en la Red Vial Fundamental de La Paz, Oruro, Cochabamba y Santa Cruz. Dio cuenta de que en este momento La Paz y Oruro son ‘rehenes’ de los grupos movilizados afines al Movimiento al Socialismo (MAS) que impiden, además del tránsito de oxígeno y de medicamentos, la provisión de alimentos básicos de la canasta familiar a dichas regiones.

Asimismo, aparte de los bloqueos, preocupa la falta de consideración de los bloqueadores con los bienes de Estado. En un sobrevuelo con dron se pudo advertir que parte de la infraestructura de la carretera presenta deterioros en la capa asfáltica, daños a los separadores de vías de concreto y metálico, además de destrucción de la señalética vertical en varios tramos.

El punto que más preocupa, a decir de Linares, se ubica en la ruta entre Cochabamba y Oruro, zona de Sayari, donde los bloqueadores afines al MAS dinamitaron el cerro e hicieron caer material sólido que sin ayuda de maquinaria pesada será imposible despejar.

Al estar limitada la circulación y frente a la emergencia, el Gobierno activó un plan de contingencia, a través de un puente aéreo para transportar oxígeno, medicamentos y carne bovina desde Santa Cruz y carne de pollo y leche desde Cochabamba. Aun no se tiene la relación de los volúmenes de carga transportada.

En el ámbito productivo, cabe mencionar que el sábado las cámaras Nacional de Industrias (CNI) y Nacional de Comercio (CNC) dieron cuenta de al menos 75 puntos de bloqueos en la Red Vial Fundamental provocando una pérdida diaria de hasta $us 10 millones y poniendo en riesgo alrededor de 121.000 puestos de trabajo.

Según el titular de la CNI, Ibo Blazicevic, en los 75 puntos de bloqueos había alimentos que se estaban echando a perder como pollos, lácteos, bebidas, frutas y verduras.

Comercio exige medidas para garantizar la institucionalidad

La CNC fue más allá hoy al demandar enérgicamente al Gobierno nacional, que asuma las medidas que fueran necesarias para garantizar la institucionalidad en el país, restableciendo el normal desenvolvimiento de las actividades, respetando los derechos fundamentales y evitando el enfrentamiento entre bolivianos. En este delicado momento rechaza enfáticamente los bloqueos al transporte de insumos médicos, oxígeno y alimentos requeridos por los centros médicos para la atención oportuna de los enfermos.

"Uno de los deberes básicos de las autoridades de un Estado, es la defensa de la integridad nacional y la preservación del orden público, como condiciones materiales para que las personas puedan gozar en paz de sus derechos y libertades. Por ello el Estado tiene el deber de mantener la convivencia pacífica y hacer cumplir la Constitución sobre todo para la protección a la vida", subraya en un comunicado oficial.