Escucha esta nota aquí

Con temperaturas bajo cero y hielo en las superficies, los efectos de la helada registrada en los valles cruceños lleva a los municipios a cuantificar daños y a lamentar afectación en los cultivos (principalmente papa, zapallo, tomates, locoto y otras hortalizas que se producen en huertos famliares) en un momento en el que también se ven golpeados por la emergencia sanitaria.

De acuerdo al reporte de la Gobernación cruceña, el descenso de temperaturas más drástico se registró en los municipios de Postrervalle (-4,6ºC), Vallegrande (-4,75ºC), Mairana (-1,2ºC), El Trigal (1,8ºC), San Isidro (1,3ºC) y Saipina (5,1ºC), a los que se suma Cuevo (3,2ºC). Todas son las temperaturas mínimas registradas en las últimas horas.

Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo del Gobierno departamental, señaló que, aunque los daños están en fase de cuantificación, no habrá ninguna incidencia con respecto a la producción y abastecimiento de alimentos a la población, por lo que pide evitar la especulación en los mercados. En los valles cruceños hay 40.000 hectáreas de cultivos.

"Era previsible que las temperaturas lleguen por debajo de cero. Actualmente, se hallan cuantificando daños los equipos de la Gobernación y municipios para establecer con exactitud y el daño a la producción", manifestó Alpire, a tiempo de aclarar que en el caso de que los municipios no dispongan de recursos, estos pueden apegarse a la ley de Gestión de Riesgos para declararse en desastre y así recibir soporte de la Gobernación.

Sin embargo, los municipios ya anunciaron que la situación financiera es crítica y a esto se sumó Alpire al referir que será necesario el apoyo del Gobierno central, ya que se trata de los alimentos de la población, los cuales no pueden faltar en este tiempo de emergencia sanitaria.

Alpire resaltó que la alerta agrometeorológica de la Gobernación permite a productores adelantarse al temporal y tomar previsiones y medidas preventivas para mitigar los efectos de las heladas. Entre las iniciativas que resaltan están los sistemas de riego o el uso de fertilizantes especiales para proteger los cultivos.

En Vallegrande, según Efraín Cayo Fernández, director de Desarrollo Productivo de la alcaldía, se perdieron 46 hectáreas de papa, 17 hectáreas de cultivos de hortalizas en huertos familiares y 15 hectáreas de chirimoya, que fueron afectadas por las bajas temperaturas. En zonas más altas se registró una leve nevada.

Asimismo, el alcalde de dicho municipio, Casto Romero, explicó a EL DEBER que también se registró afectación en la zona de Pucará y en áreas bajas donde se dan los cultivos (heladas).  "Calculamos que el fenómeno se repita con menor intensidad, por lo que es prematuro mencionar el grado de afectación. Cuando pase el fenómeno, el personal técnico emitirá un informe", señaló.

Asimismo, el burgomaestre expuso que esta situación se suma al problema de la emergencia sanitaria, donde se percibe una disminución en la producción y para ello trabajan con una comisión de Desarrollo Productivo para reactivar la economía de los agricultores a través de la canalización de ayudas e insumos, pero que se ha visto trabado por la falta de liquidez, una situación similar que se vive en otros municipios de la zona.

Comentarios