Escucha esta nota aquí

Con esa particularidad frontal que lo distingue, el productor agropecuario Herlan Villagómez dispara contra la dirigencia del sector por la irreverencia a la institucionalidad de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), repara en la falta de renovación de líderes y ‘patea el tablero’ al exponer que todo aquel que esté involucrado en el agronegocio debe participar en la dirigencia.

_¿Cómo ve la crisis en la CAO?
La base democrática es una de las cosas que hay que mantener en toda la institucionalidad de Santa Cruz, sin excepción. Lo lamentable en la CAO es que por la falta de renovación y los afanes prorroguitas no se haya promocionado líderes y tengamos dirigentes que se creen imprescindibles. En todas las instituciones debe haber renovación de líderes. Lo que sucede en la CAO es lamentable y se da por la crisis de liderazgo. La dirigencia no supo llevar adelante los planteamientos en defensa del sector agropecuario regional.

_Los estatutos de la CAO establecen que solo propietarios de fundos agropecuarios, con una antigüedad de ochos años en la actividad, puedan pugnar por la presidencia, ¿considera que también deben presentarse los productores que alquilan tierras?
Todos los que producen bajo cualquier condición, para mí, pueden ser candidatos porque lo que debemos buscar es el aporte de liderazgo, que ayude en el proceso de crecer. Las instituciones gremiales deben tener una mente abierta, participativa y todo el que esté involucrado en el agronegocio debería poder participar en la dirigencia. En este momento, creo que hay una participación de intereses, eras mi aliado y ahora que tenés aspiración te bloqueo.

_¿Fue correcto que se acudiera a la justicia para dilucidar observaciones de candidaturas?
No era necesario. Creo que hubo una situación muy particular de mucho interés porque un dirigente que cumple su gestión debe dar paso a nuevos liderazgos. Soy de los convencidos de que el dirigente que se quiere perpetuar en el cargo le hace daño a las instituciones. Debemos seguir produciendo líderes regionales y no dejar que se mezcle lo político con lo gremial. El dirigente que sea electo debe defender los intereses del gremio.

_¿Usted cree que hay lucha de poderes u otros intereses detrás del conflicto en la CAO?
Siempre hay lucha de poder detrás de una compulsa. Incluso en cualquier elección hay intereses, buenos o malos no lo sé, pero el hecho de poner con tanta fuerza el interés de volver me deja duda. No puedo juzgar a las personas, pero el insistir en quedarse en una institución me deja una duda razonable. Creo en la renovación y en nuestro gremio debería ser así. Hay muchos dirigentes que se creen imprescindibles o la lucha de intereses se vuelve tan fuerte que genera falta de recambio. Lamentablemente, a veces, se mezclan los intereses políticos de por medio. No puede señalar si existe o no, pero uno percibe ciertas cosas que son dañinas al desarrollo gremial. Hay muchas cosas que no son claras y siembran duda, con eso no quiero juzgar a personas, pero así lo percibo.

_¿Cuál es la evaluación de la gestión saliente de la CAO?
Tibia. Faltó una gestión mucho más decidida. Creo que los gremios nuestros han entrado en un proceso de ciertos temores de encarar determinadas cosas, al existir un poder político que genera pánico. Hace que, a veces, nos quedemos quietos. Creo que debe haber un modo de exponer nuestra problemática de una manera firme y eso creo que faltó. Debió de ser mucho más firme en las posiciones que corresponden en la defensa de los intereses del sector agropecuario. Creo que hubo cosas que se dejaron pasar, que se miraron y no se tomó el papel que correspondía en ese momento como institución gremial. Hay cosas que debieron hacerse y no se hicieron en su momento.

_¿Seguridad jurídica, biotecnología, acceso a créditos, libertad para exportar son los temas que limitan el crecimiento del sector agropecuario o qué medidas urgen para ese ansiado despegue?
Para hacer empresa es imprescindible la seguridad jurídica. Sino tenés esta garantía, tenés el temor de que tu riqueza o valor invertido lo perdás en algún momento. No podemos tener una justicia corrupta. 

Digo siempre que a los jueces y fiscales corruptos hay que ‘colgarlos’ porque no solamente mata un criminal con una pistola, un administrador de justicia con su corrupción se vuelve un genocida y no necesita cargar una pistola para matar las aspiraciones o quitarle su riqueza a muchas personas. 

Ser juez o un fiscal es un buen negocio. Se enriquecen tan rápido y uno que hace 35 años trabaja haciendo empresa, con un ritmo de 24/7, no despega. Mientras la justicia no se establezca en términos de la ley las inversiones, a este país pocos van a llegar. Biotecnología, acceso a créditos y libertad para exportar fluirán cuando tengamos una justicia saneada, que sea correcta y actúe dentro de la norma.

PERFIL

Nació en Yacuiba. Cursó la primaria en Don Bosco y en el colegio Número 4 de Santa Cruz. En Montero estudió en el colegio San Silvestre y en la Escuela Muyurina se graduó con la promoción 1976 como técnico agropecuario. Estudió Veterinaria en la Uagrm. Como dirigente, lideró Fedeple y fue director de la CAO. Hoy es presidente del directorio de Unión Agronegocios.

Comentarios