Escucha esta nota aquí

Las exportaciones otorgan influencia a un país y múltiples beneficios a los exportadores, pero también plantean riesgos por partida doble. Asumirlos se torna más fácil si se cuenta con el apoyo de una institución como la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex).

Oswaldo Barriga, presidente de la Cadex, explica cómo se materializa ese apoyo: “Digamos que un empresario tiene un producto que cree poder exportar; se acerca a la Cámara y ahí nuestros técnicos lo guían en identificar el tipo de mercado donde habría una demanda; luego lo acompañan en la logística de exportación, en las partes documentaria, financiera y tributaria, hasta que se despacha el producto”.

Claro que la aceptación de ese producto en un mercado externo depende de cuán competitivo es; perjudican factores como las políticas que quitan el diferencial que debe tener todo artículo de consumo. “El reto está en identificar dónde puede haber ese diferencial, ese pedacito de centavo que le hace falta al producto boliviano para poder ingresar a un mercado internacional de manera competitiva”, dice Barriga.

Barriga lleva años apoyando a empresarios a colocar sus marcas en el mercado internacional

33 años apoyando

Fundada en 1986, la Cadex ha trabajado en hacer que Santa Cruz y Bolivia sean más competitivas. Su presidente señala que al inicio se exportaba mayormente materia prima, como madera aserrada y pepitas de algodón. Con el correr de los años, los envíos evolucionaron hacia productos con valor agregado, incluyendo la exportación de servicios y de software.

El directivo destaca que la Cadex colabora, en alianza con otras instituciones, en identificar políticas que hacen falta en asuntos tributarios, laborales, en desarrollo de infraestructura y otros. Sus gestiones se sustentan en estudios que han ido recogiendo los cambios en la economía, en la normativa y en acuerdos internacionales. “Se ha asesorado siempre a los gobiernos para que se minimicen los daños y se optimicen los éxitos de alguna medida que se haya tomado”, afirma.

Entre los hitos alcanzados se puede mencionar la obtención de preferencias arancelarias ante la Comunidad Andina, la aplicación de certificados de devolución impositiva (Cedeim) y las gestiones para consolidar la construcción de la carretera bioceánica entre Santa Cruz y Puerto Suárez. Actualmente se sigue impulsado el desarrollo de Puerto Busch y el proyecto de convertir el aeropuerto de Viru Viru en hub internacional.

Todo aquello implica sostener arduas negociaciones. Oswaldo pone como ejemplo que los Cedeim suelen ser vistos como incentivos para los exportadores, cuando en realidad su aplicación es un principio de comercio exterior: “No exportemos impuestos; que se entienda este concepto tomó a ejecutivos de la Cadex 40 días y 40 noches de negociaciones en La Paz”, matiza nuestro entrevistado. Añade que se ha avanzado bastante hacia la neutralidad impositiva, pero que aún queda mucho por trabajar.

Mirada al futuro

“Como empresarios, ponemos mucho énfasis en seguir invirtiendo y apostando por el país, pero se nos está haciendo cuesta arriba”, sostiene Barriga al indicar que la mano de obra calificada en Bolivia se está convirtiendo en una de las más caras de Latinoamérica, lo cual resta competitividad.

Exhorta a instituciones públicas y privadas a que presten mayor atención a los jóvenes que están tratando de arrancar con sus startups, pero que carecen de ‘capitales ángeles’. Frente a necesidades como estas, la Cadex pone su granito de arena buscando siempre el acercamiento.

Ante los cambios rápidos que se dan en la economía mundial, Oswaldo Barriga recomienda que el país no deje de hacer negocios con mercados de alto consumo, pero que se debe trabajar en la creación de mercados concéntricos a sus centros de producción. Vale decir que, sin necesidad de mirar tan lejos, las ciudades cercanas de los países limítrofes y las de nuestro territorio, representan un mercado de más de 30 millones de habitantes, al que por ahora solo aprovechamos con menos del 20% de nuestras exportaciones

PERFIL

Oswaldo Barriga es licenciado en Ingeniería Comercial y Administración de empresas (Chile) y presidente del directorio de la Cadex, institución en la que ha hecho carrera. Tiene emprendimientos personales en la agroindustria y exporta a mercados como el de EEUU. Dedica gran parte de su tiempo libre a sus dos hijas. Le gusta viajar por tierra por Bolivia y países vecinos. Va al gimnasio, practica jogging y lucha (“para descargar la adrenalina”). Tiene proyectos por desarrollar en el norte del departamento.

Tags

Comentarios