Escucha esta nota aquí

Los recursos para impulsar a la industria del país van goteando. Así, de acuerdo con la Cámara Nacional de Industrias (CNI), de las 36.000 empresas de este sector que hay en el país, hasta julio de esta gestión, solo 1.556 unidades productivas, lo que representa un 4%, tuvo acceso a los Bs 911 millones que el Gobierno está ofreciendo.

El Fideicomiso para la Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (Firedin), está constituido por un fondo de Bs 911,1 millones para créditos productivos, que está cargo del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

El objetivo de estos recursos, según el Gobierno, está orientado a apoyar al sector productor, principalmente a diversificar la producción industrial y manufacturera, generar valor agregado de artículos estratégicos, sustituir importaciones y fortalecer el mercado interno.

Son paliativos

Ibo Blazicevic, presidente de la CNI, sostuvo que los fideicomisos son paliativos ante la crítica recesión e iliquidez e hizo notar que los problemas de descenso de la demanda de bienes industriales continúa tanto por la recesión generada por el Covid– 19, como también por el incremento del contrabando.

Blazicevic recordó que el Firedin con Sustitución de Importaciones establece créditos con una tasa de interés de un 0,5%, una de las más bajas para el sector productivo.

Los sectores a los que el fideicomiso facilita créditos son alimentos, bebidas, metalmecánica, limpieza e higiene, cuero y calzados, caucho y plástico, textiles y prendas, farmacia, productos de confitería, de madera y minerales no metálicos.

Se debe recordar que el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Nelson Aruquipa, dijo que el monto desembolsado es de Bs 167 millones y que el 97% de los recursos son para la micro y pequeña empresa.

Las limitaciones

Juan Carlos Vargas, secretario de Relaciones de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), explicó que el acceso a los créditos SiBolivia por parte de las mypes aún es mínimo.

Vargas considera que al final de esta gestión se tendrá un panorama real de la economía y los datos del consumo de productos nacionales por parte de la población.

Sobre la baja penetración de los créditos del fideicomiso impulsado por el Ejecutivo, Vargas indicó que tres son las razones por los que dichos recursos no se están ejecutando al ritmo que se requiere.

La primera de las observaciones tiene que ver con las dificultades para cumplir con los requisitos de parte de las mypes. En donde hay dificultades de hacer el uso de fondo de garantías.

La segunda traba está relacionada con la falta de mercado para la producción nacional, lo que genera temor entre los productores por lo que no se animan a asumir compromisos crediticios.

Por último, la tercera barrera, de acuerdo con Vargas, es que muchas de las mypes no califican al crédito porque ya tienen deudas con las entidades de intermediación financiera.

Germán Molina, analista económico, subrayó que todo incentivo es positivo, pero puntualizó que estos también deben alcanzar a las medianas y grandes empresas que son las que impulsan la macroeconomía del país.


Comentarios