Escucha esta nota aquí

La Cámara Nacional de Industrias (CNI), a través de su presidente Ibo Blazicevic, instó al Gobierno a instruir mayor celeridad y despejar, vía canales verdes (agilizar el procedimiento de despacho), las operaciones de comercio exterior que gestionan la Aduana Nacional y la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B).

A juzgar por Blazicevic, el Gobierno debe programar junto a las industrias las importaciones vía aérea, marítima y terrestre de insumos, materia prima y bienes intermedios para tener una normal provisión y producción industrial. En el segundo trimestre de 2020, con respecto de un trimestre normal de 2019, aludió que las importaciones de materia prima e insumos intermedios en el sector industrial descendieron -38%.

Advirtió que la restricción a la circulación de bienes intermedios, insumos y productos terminados afecta la producción industrial, principalmente a los sectores esenciales (alimentos, farmacéutica y sectores relacionados). “Hoy existen mayores restricciones a la circulación de bienes en las aduanas a escala internacional”, dijo.

Hizo notar que en la emergencia sanitaria los denominados sectores no esenciales en la industria (textiles, metalmecánica, cueros, plásticos, muebles, entre otros) registran un balance negativo por el Covid-19. A mayo de este año, la tasa de contracción de la actividad económica industrial registra un -6,9%; y en el caso de los sectores no esenciales, la proporción es de un -18%.

La contracción de la demanda de bienes industriales, en particular en los sectores no esenciales, a decir de Blazicevic, se debe al deterioro general de la economía a escala local, nacional e internacional. Atribuye que también se debe, en alguna medida, a la disrupción de la cadena de suministros a escala nacional e internacional.  

“El efecto más tangible del Covid-19 en el sector industrial es la caída de la liquidez que ha generado un descenso de la actividad económica (exportaciones, importaciones, mercado interno y empleo)”, señaló Blazicevic.