Escucha esta nota aquí

En los últimos seis años los recursos generados por la exportación de hidrocarburos cayeron un 58%, según datos del Ministerio de Economía.

Las cifras señalan que en 2013 los fondos generados por la venta de gas natural a Argentina y Brasil, los principales mercados, llegaron a Bs 24.391 millones. Pero para 2019 las cifras preliminares detallan que la renta bordea los Bs 10.161 millones.

Economistas consultados por EL DEBER explicaron que la caída obedece a un cóctel de variables: que van desde vaivén del precio internacional de petróleo, la baja producción de gas natural y la reducción de la demanda de los principales mercados del recurso. Recomiendan realizar ajustes.

Datos fríos

Las cifras muestran que por ejemplo los recursos generados por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) fueron los que más se redujeron en esta coyuntura adversa. Los fondos generados por este gravamen pasaron de Bs 15.610 millones, en 2013, a Bs 6.503 millones en 2019, es decir, una caída del 58,3%.

El presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, Jorge Akamine, explicó que ahora este impuesto dejó de ser importante en las captaciones que hace el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

Para el especialista los ingresos volvieron a niveles del 2006, 2017 y 2018. “Hay una caída de precios en la cantidad producida y en la demanda de Argentina y Brasil. El Gobierno y las gobernaciones tienen que ajustarse”, explicó.

A su turno, el viceministro de Presupuesto, Jaime Durán Chuquimia, admitió que “evidentemente hubo algunas dificultades en relación al IDH, pero por razones externas y no por una mala gestión.

“Eso está sujeto a los precios internacionales y a volúmenes de exportación. Argentina y Brasil registraron problemas y eso tuvo sus efectos”, señaló la autoridad.

José Luis Parada, asesor general de la Gobernación de Santa Cruz, observó que, pese a la caída de los recursos, el nivel central retuvo los ingresos por hidrocarburos a todas las entidades subnacionales.

El hombre que maneja las finanzas de la Gobernación cruceña, dijo que en los últimos 11 años “abusando de los dos tercios en la Asamblea” el Gobierno central confiscó “un 92% del IDH”. El monto, según Parada, en cifras redondas llega a $us 3.578 millones.

Durán rechazó lo expuesto por Parada, e indicó que el nivel central compensó la caída de recursos a las entidades subnacionales, como los municipios que reciben fondos por coparticipación tributaria. “Todos los ingresos de las entidades territoriales se han mantenido”, dijo.

Por otro lado, Parada, cuestionó el manejo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), a quien responsabilizó por la caída de los recursos por no priorizar inversiones en exploración, y no informar sobre el uso de $us 400 millones, que aportaron las Gobernaciones para crear un fondo para incentivar la búsqueda de gas.

Javier Esquivel, gerente de Exploración de YPFB, rechazó las aseveraciones de Parada e indicó que, gracias al fondo, Santa Cruz recibió una inversión de más de $us 1.000 millones, entre proyectos de exploración y de desarrollo.

De esa cifra, según Yacimientos, $us 500 millones fueron para 17 proyectos exploratorios y de investigación. Con otros $us 500 millones se gestionaron 32 proyectos de desarrollo en campos gasíferos y 76 proyectos en campos petrolíferos.

Además, la estatal hizo notar que la Gobernación cruceña solo aportó un 1,04% del fondo, y recibió $us 12 millones de beneficio.