Escucha esta nota aquí

Un grupo de inversionistas argentinos demandó a la empresa Petróleo Brasileiro S.A. (Petrobras) ante un juzgado de Buenos Aires por $us 730 millones, acusándola de manipular libros contables y generar de esta manera un fraude contra aquellos que compraron las acciones de la compañía. La justicia argentina había fallado en primera instancia a favor de la compañía, pero los inversores apelaron la demanda que se lleva adelante en la sala A de la Cámara Penal Económico.

Lo curioso es que el fallo de primera instancia dictaminó que Petrobras no es punible en la Argentina porque, según la sentencia, no se puede someter a juicio a un estado soberano, dando a entender que la empresa, que tiene accionistas privados, es un ente público, informó el diario La Nación.

La causa de la demanda excede a la Argentina. En 2018, la petrolera brasileña admitió haber manipulado sus balances, luego de que se descubrieran sobornos y sobreprecios en los casos denominados Petrolao y Lava Jato. En ese entonces, llegó a un acuerdo económico con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, en sus siglas en inglés), el regulador del mercado de valores en Estados Unidos. La sanción equivalió a $us 1786 millones.

Según el informe de la SEC, altos ejecutivos de Petrobras pactaron con contratistas y proveedores para inflar en “miles de millones de dólares” el costo de proyectos de infraestructura de la empresa. “Las compañías que ejecutaban esos proyectos pagaron miles de millones en sobornos a los ejecutivos de Petrobras, que compartieron los pagos ilegales con políticos brasileños que les habían ayudado a obtener sus altos cargos en Petrobras”, había dicho el ente regulador en un comunicado.

En la Argentina, un grupo de inversores se unió para demandar a la petrolera, que en ese entonces cotizaba también en la Bolsa de Valores de Buenos Aires (en 2019 se fue del mercado local). Sin embargo, en el fallo de primera instancia, el juez Pablo Yadarola resolvió que Petrobras no es judiciable en el país en virtud a la aplicación de la ley 24.488, que dice que no se puede someter a juicio a un estado soberano.

El 36,75% de Petrobras está en manos del Estado de Brasil (28,67% del gobierno y 8,08% del banco de inversión estatal). El resto cotiza en la bolsa de Brasil y en Nueva York.

Comentarios