Escucha esta nota aquí

El puente de La Amistad Boliviano-Japonesa, situado entre Montero y Portachuelo, carretera nueva Santa Cruz-Cochabamba, tiene los días contados. Hay un proyecto para construir otro con cuatro carriles.

El tráfico diario de 15.000 vehículos obligó a pensar en una nueva alternativa que ayude a despejar el atasco.

La antigua edificación, de 323,5 metros de longitud, totalmente de acero será levantada del lugar y trasladada a otro sitio, una vez se concluya la construcción del nuevo puente.

Adhemar Rocabado, director regional de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC Santa Cruz), explicó que el nuevo puente forma parte del proyecto doble vía Montero-Yapacaní.

Resaltó que el proyecto, de 71 kilómetros, demandará una inversión total de $us 98 millones que es un crédito del Banco Interamericano del Desarrollo (BID).

En tanto que el nuevo puente tendrá un costo aproximado de $us 6 millones.

El proyecto estaba a cargo de la mexicana Tradeco; sin embargo, la ABC rescindió contrato por incumplimiento.

Actualmente ocho empresas pugnan por la obra. En julio se escogerá a la firma que concluirá el proyecto y construirá el puente sobre el río Piraí.

Desde el Comité Cívico de Montero, su líder William Perales considera que es necesario otro puente por la cantidad de tráfico que sale desde Santa Cruz hacia el interior del país.

Mientras tanto, Froilán Arnez, dirigente de la Unión del Transporte del Norte Integrado, dijo que aguardan con ansias un nuevo puente que reemplace a la actual estructura.

Pide que esta nueva infraestructura esté acompañada de nuevos retenes que estén adecuados a la cantidad del tránsito de carga pesada de exportación que pasa por este lugar.

El nuevo puente tendrá una longitud de 323,50 metros. Contará con cuatro carriles de 18 metros.

Está prevista que la obra sea entregada a fines de 2017