Escucha esta nota aquí

Las pequeñas y medianas empresas aportan el 60% del empleo en América Latina y la crisis económica provocada por el Covid-19 afectó a seis de cada diez firmas del segmento, es por ello que la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina ha puesto foco en el sector para impulsar estrategias que permitan su pronta reactivación. Jorge Arbache, vicepresidente del Sector Privado de la CAF, habló sobre los planes del organismo para beneficiar a las pymes.

_¿Cuánto va a destinar CAF para prestar a las pymes?
Los bancos de desarrollo nacionales están haciendo solicitudes a CAF. No hay una asignación específica por país. Asimismo, estamos haciendo préstamos para la banca privada y en este caso sumarían más de $us 2.000 millones tomando en cuenta bancos de desarrollo y microfinancieras.

_¿Han definido una tasa de interés referencial para los créditos de las pymes latinas?
Nuestros aliados son los bancos de desarrollo y se trata de créditos casi subvencionados porque dependen de los Estados. Entonces, no solo son tasas de interés más bajas, sino también a plazos más largos que permiten la transformación de las pymes en este contexto (pandemia).

Otro tema importante son las garantías, y trabajamos para apoyar a los bancos de manera que puedan brindar más préstamos con el apoyo de CAF.

_Además de recursos, ¿tienen programas para mejorar la productividad?
Como consecuencia natural de la pandemia que genera un impacto se reduce la productividad total de los factores, que son las ganancias de producción a consecuencias de un uso más deficientes de los recursos.

Entonces, experimentamos una situación poco convencional que provocó una adecuación a las circunstancias, cambios que seguro van a generar aspectos positivos en las pymes que estaban presentes en sectores dinámicos y pudieron no solo sobrevivir, sino lograr condiciones favorables.

Desde CAF miramos programas interesantes para impulsar la productividad dentro de las pymes. Por ejemplo, en Paraguay llevamos adelante planes de impulso a la productividad con cambios puntuales que logran impactos grandes. Asimismo, más que préstamos trabajamos en la productividad para que genere mayor liquidez y la adopción del manejo sostenible del uso de recursos disponibles en capital humano y físico. Trabajamos para que produzcan de manera racional y brinden mejores artículos y servicios.

_Tomando en cuenta los altos índices de informalidad en la región, ¿cómo ayuda la transformación digital?
La informalidad es una de las características más importantes en la región. A consecuencia de la pandemia aumentó todavía más y muchas pymes se volvieron informales por los costos que obligaron a que se conviertan en sobrevivientes debido al Covid-19.

Sobre la transformación digital ahora es sobrevivencia, más que convertir a la empresa en más competitiva. Hoy es una condición de entrada al mercado. No hay opción, ahora sí o sí debemos abrazar las nuevas tecnologías. Por eso, desarrollamos el programa Internet para Todos que se destaca por brindar acceso a la red a un costo muy bajo.

Asimismo, se llevan adelante cursos para capacitar a grupos objetivo que apuntan a generar capacidades en los jóvenes que llevan adelante carreras tecnológicas. Y para las pymes, herramientas que las ayuden a transitar en este camino.

_¿Cuáles son las perspectivas económicas de CAF para 2021 tomando en cuenta una segunda ola de Covid-19?
La segunda ola del Covid-19 no solo preocupa en América Latina, sino en todo el mundo. Por ejemplo, en Europa los países están priorizando el apoyo a las pymes ampliando los plazos porque se prevé que la segunda ola traiga impactos negativos en este sector que sobrevivió a la primera ola.

Nosotros, pensando en la segunda ola, lo que haremos es que vamos a apoyar todavía más a los gobiernos para lograr la recuperación económica. Y el próximo año ayudaremos al sector privado con cupos más grandes que los brindados este año porque tanto la CAF, como otros organismos, sabemos que habrá consecuencias económicas y sociales. Esto con líneas de crédito y apoyo a las bancas de desarrollo y a las microfinacieras e insisto en que estamos ampliando el tema de garantías. Además, estamos trabajando para lograr el apoyo de otros bancos grandes de desarrollo de Francia, Alemania y el Banco Interamericano de Desarrollo para tener condiciones más favorables para nuestros clientes. El momento es desafiante y seguro será así en 2021.

_¿Y la recuperación?
Todavía hay incertidumbre y somos conscientes de la gran caída del Producto Interno Bruto en todo el mundo y de que la recuperación será lenta por el efecto en 2,5 millones de empresas que van a salir del mercado.