Escucha esta nota aquí

El presidente Ejecutivo de la Aduana Nacional de Bolivia, Jorge Zogbi, en reunión con la planta ejecutiva de la entidad, puso en conocimiento su renuncia al cargo que ocupó desde el 1 de septiembre del año en curso. 

La exautoridad informó que presentó, esta tarde,  la renuncia a su cargo ante el nuevo ministro de Economía, Branko Marinkovic.

Zogbi dijo que fue un honor servir al país y tener la satisfacción del deber cumplido, pues se elaboró un plan de acción técnico e intensivo, con ideas y proyectos posibles que se plasmaron en menos de 30 días.

Entre los logros conseguidos, Zogbi remarcó el de la categorización de los principales operadores de comercio. que serán beneficiados con un servicio diferenciado, optimizando tiempos de despacho, se agilizará la atención de  los trámites que hacen a la prestación de servicios por parte de importadores y exportadores.

Otro avance fue la puesta en vigencia del sistema simplificado de devolución del gravamen arancelario, que beneficiará a los exportadores, vía on line y reduciendo los tiempos de atención a las solicitudes y también al pago de obligaciones tributarias. La firma del acuerdo Bolivia – Brasil, que facilitará el acceso al vecino país para empresas OEA de Bolivia, priorizando el paso de frontera a operadores certificados, agilización en el despacho aduanero y digitalización de los procedimientos.

Zogbi manifestó a tiempo de dejar la entidad aduanera que se han establecido las bases y trazado el camino a seguir.

“Me voy gratamente sorprendido, porque todos han podido constatar que la Aduana Nacional cuenta con gente capaz. Fortalezcan su confianza, siéntanse orgullosos porque este país necesita profesionales comprometidos como ustedes”, puntualizó.

Sobre la salida de Zogbi, Antonio Gallardo, presidente de la Cámara Nacional de Despachantes Aduaneros, lamentó su renuncia e indicó que en menos de un año cuatro personas ocuparon el cargo máximo de la Aduana.

Gallardo sostuvo que es preocupante que el Gobierno transitorio no tuviera la capacidad de llevar certidumbre, especialmente en el área económica y financiera, y solo provocó constantes cambios de autoridades.

"Los empresarios siempre le recomendamos a la presidenta Jeanine Áñez, no provocar constantes cambios. Administrar el país con calma, pero se hizo todo lo contrario", observó Gallardo.