Escucha esta nota aquí

Después de seis días de paro indefinido, la frontera boliviano-chilena mejoró ayer su situación, aunque todavía se ven al menos dos centenares de camiones parados, esperando el paso de la Aduana desde y hacia el país vecino.

A más de 3.700 metros sobre el nivel del mar, y a unos 400 km de la sede de Gobierno, los vehículos pasaban con precaución. El miércoles, la Aduana solo dejaba pasar de a cinco camiones por hora. Ayer, 22 camiones de carga pesada por hora, salían de la Aduana de Chungará rumbo a Bolivia.

Si bien el viernes se contaban cerca de 1.600 vehículos varados, ayer solo se contabilizaron 125 en el hito cero, 20 en la Aduana de Chungará y otros 30 camiones esperaban su llegada a territorio boliviano.
“El concepto de libre tránsito, irrestricto y a perpetuidad del tratado de 1904 no se cumple. Deberíamos estar trasitando con fluidez,  pero no se cumple. Eso se suma al maltrato en contra de nuestros transportistas", señaló el ministro de la Presidencia, René Martínez.

La autoridad visitó el domingo a los camioneros varados en Tambo Quemado.

Esperan soluciones
Pedro Quispe, representante de la Asociacion de Transportistas Internaciomales (Asociatrín), pidió al Gobierno chileno solucionar el problema para no dar trato inhumano a sus colegas, en esta gélida frontera.

La vicepresidenta de Asociactrín, Noelia Fuentes, informó de que ayer, en Tambo Quemado, varios vehículos habían bloqueado la carretera porque la Aduana chilena daba prioridad a carros con placa de ese país. Pero, más tarde, la situación se calmó porque hubo más atención en los pasos de frontera que prevaleció hasta horas de la tarde.

Aunque existe la molestia por el retraso en el tránsito de sus vehículos, el transportista Víctor Soria reconoció el derecho de los funcionarios aduaneros chilenos, que “exigen a su Gobierno más personal para mejorar la atención fronteriza". “Nos han explicado su problemática”, mencionó.

La Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile (Anfach) ratificó su paro y lamentó las amenazas de descuentos. En las últimas horas se advirtió que la Policía de Invetigación se haría cargo del control aduanero, sin considerar sus demandas. 

Comentarios