Escucha esta nota aquí

Suman los sectores que exigen la ampliación del diferimiento de los créditos en el país. Al pedido de los microempresarios se adhirió la Central Obrera Boliviana (COB) que demandó extender el beneficio, para proteger a las personas que se quedaron sin trabajo durante la pandemia. 

Cabe recordar que durante el período de emergencia sanitaria, el entonces Gobierno de transición, decidió postergar el pago de los préstamos hasta septiembre. Luego, la Asamblea Legislativa decidió alargar el diferimiento hasta diciembre.

Pero a días de que fenezca este plazo, el ente matriz de los trabajadores propuso al Gobierno de Luis Arce Catacora ampliar esta medida.

Este llamado surge en medio de una fuerte crisis económica, que afecta fundamentalmente a los microempresarios; que no han podido reactivar su producción, pese a las medidas de flexibilización adoptadas desde septiembre.

"Hoy, no solamente está afectado el comerciante, el transportista, o el pequeño microempresario; también son sectores que no han sido tomados en cuenta, inclusive en estos meses ya no tienen ni empresas, algunas se han cerrado, de dónde van a pagar", dijo Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la COB.

El dirigente pidió al Gobierno tomar en cuenta a las personas que perdieron su trabajo durante el periodo de emergencia.

Por su parte, la  Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype) de Bolivia, liderada por Néstor Conde, anunció que llevarán a cabo movilizaciones para exigir la ampliación del beneficio por seis meses más. La norma establece el diferimiento hasta el 31 de diciembre de 2020. 

En días pasados, desde la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de Santa Cruz indicaron que sus más de 10.0000 afiliados no podrán retomar el pago de sus créditos porque el sector no se pudo reactivar.

Hemos pedido el diferimiento de por lo menos seis meses más. Nos dicen que podemos reprogramar y refinanciar nuestros créditos, pero reprogramar es llevarnos a la Central de Riesgo”, dijo Félix Huaycho, presidente de la Fedemype.

En este contexto, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) informó que los bancos no podrán cobrar tasas adicionales a los prestatarios que retomarán sus pagos en enero.

En los primeros días de diciembre, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, dijo que las entidades financieras no podrán generar, ni devengar intereses extraordinarios o adicionales; menos incrementar la tasa de interés, ni ejecutar sanciones y penalizaciones de ningún tipo.

Sin embargo, no dijo nada acerca de si el beneficio se ampliaría ante la actual coyuntura.

No obstante, el Gobierno descartó la posibilidad de extender el diferimiento de pago de créditos. Ivette Espinoza, viceministra de Pensiones y Servicios Financieros, aseguró que se debe resguardar la solvencia del sistema financiero porque ya no es posible ampliar la medida que culmina el 31de diciembre de este año.

En declaraciones a la Red Uno, sostuvo que no es posible diferir seis meses más porque hay que pensar que las entidades financieras tienen que recibir ingresos para seguir colocando (créditos), seguir trabajando y funcionando y también para devolver los ahorros de las personas que dejan sus depósitos.

Comentarios