Escucha esta nota aquí

Un nuevo boom de materias primas se ha desatado en Asia. Allá, en la otra parte del mundo las potencias como China, Japón, Corea del Sur e India, demandan toneladas y toneladas de hierro para sus industrias. 

Este requerimiento hizo que el precio del mineral se cotice hasta en $us 150 la tonelada, una cifra histórica. Pero a pesar de la alta cotización internacional, desde Bolivia, la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) exporta el producto a solo $us 23; es decir, a $us 127 o un 85% por debajo de su valor en el mercado global.

Pero, ¿por qué pasa esto, si los grandes compradores devoran y devoran cada vez más mineral?

La respuesta que da la ESM se resume a que el país no puede costear los riesgos que implica el transporte del mineral. Entonces, al no tener una infraestructura propia —que permita llevar el producto hasta los grandes compradores— la empresa estatal negocia un precio que garantice un margen de ingresos seguros, descontando los costos logísticos.

Milko Moreno, gerente general de la ESM, dijo que el país es un actor menor dentro de este negocio. Y al tener una posición poco favorable realiza estas ventas buscando un margen de ganancia seguro al vender el hierro en boca de mina.

De acuerdo al ejecutivo, los costos logísticos como el alquiler de barcazas, un seguro, espacio en los puertos y hasta el flete de buques, son asumidos por el cliente.

Esta práctica se realiza desde 2010, durante la gestión del expresidente Evo Morales, cuando se comenzó a exportar incluso a precios más bajos.

Es más, Moreno dijo que durante su gestión se anuló ese contrato en el que se establecía un precio fijo de $us 16,6 por la tonelada de hierro, e incluso se daba la carga a crédito a los compradores.

Sin embargo, en julio se exportó mineral por un precio de $us 18,12 la tonelada.

Cuestionado sobre ¿por qué se vende el hierro a $us 23 la tonelada? dijo que con relación al anterior contrato ese valor significa un incremento del 38,14%.

Calculó que, exportando un millón de toneladas por año, a ese precio, la ESM se garantiza un ingreso fijo de $us 23,5 millones. De esta cantidad, según Moreno, $us 3,5 millones se usarán para equipar Puerto Busch, y el restante va directo al erario nacional.

“Los otros $us 20 millones son para la compañía y para cubrir el costo de operación que no llega al 10%”, sostuvo Moreno.

Análisis

Pero el economista y especialista en comercio exterior, José Alberti, explicó que la cotización que se hace en los mercados internacionales del hierro se hace en ex works (cuando el exportador entrega las mercancías en un lugar convenido) y descontando los gastos operativos del cliente. La cifra debería ser más alta.

El especialista sostuvo que, si bien el transporte es dificultoso, con la actual cotización del mercado internacional, “no da para que se venda el hierro muy por debajo del precio internacional”.

Por ejemplo, dijo que los precios de otras materias primas como la soya, están subiendo y las grandes aceiteras están comprando el grano, incluso por encima de la cotización internacional.

Un ‘trader’ especializado en la comercialización de hierro consultado por EL DEBER, que pidió no ser citado, explicó que el hierro de Mutún pese a las dificultades logísticas que tiene, reduciendo los costos y riesgos, se puede comercializar puesto en mina entre $us 60 y 70 la tonelada. “El precio está por debajo del mercado, porque hay mucha demanda”, dijo.

No obstante Moreno aseguró que, a diferencia de los grandes actores del negocio de hierro, Bolivia es un actor pequeño para competir de tú a tú con productores como Brasil. Y en este contexto, defendió el precio que cobra la ESM porque no corre ningún riesgo ni inversión adicional.

En esa línea, aseguró que, al ser el país poco conocido en el mercado, son escasos los compradores del material nacional.

“El problema es que las barcazas no quieren subir. Tengo 100.000 toneladas parqueadas, 15.000 en Puerto Busch y 85.000 en la mina; que están certificadas internacionalmente”, señaló.

José Padilla, exsecretario de Hidrocarburos y Minas de la Gobernación de Santa Cruz, explicó que, a diferencia de otros años, el valor con el que exporta la ESM es mucho mayor, tomando en cuenta las limitaciones logísticas que existen en el Mutún.

“El transporte mínimo te cuesta $us 100 por tonelada. También se debe pagar la carga y descarga. Ahora $us 23 por tonelada es un buen precio. Uno de los mayores problemas que hay es el trasbordo y la logística, porque tienes que llevar la carga a un puerto”, dijo.

Pero el ‘trader’ consultado explicó que el mineral de Mutún, por sus características, tiene un premio de $us 5 por arriba del precio internacional, al ser un material que tiene el 64% de hierro, “y eso le puede dar otro valor”.

Pero Moreno aseguró que la actual tendencia no es estable y que nadie puede asegurar que el precio se conserve alto. Históricamente, según el ejecutivo, el mineral ha oscilado entre los $us 67 y $us 70 la tonelada. “No se puede pensar en un proyecto bajo un precio circunstancial”, aseguró.

En la actualidad, la demanda del producto se incrementó después de que Brasil decidiera frenar sus exportaciones, como secuela del coronavirus. Esto coincide con una serie de medidas que adoptaron los países asiáticos para reactivar la actividad económica, tras un largo confinamiento a raíz de la pandemia.

Según Fitch Solutions en su último informe, las mineras y productores de metales tendrán mejores precios en 2021.


Calidad. El mineral, que se extrae de la serranía de Mutún, tiene un porcentaje de entre un 62 y 65% de hierro, uno de los más altos del mercado internacional

Caída libre

Más allá del costo del producto, las cifras sobre las exportaciones del mineral no son positivas. Según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), a raíz de la pandemia, las ventas externas cayeron un 63%, en términos de volúmenes, y un 53% en valor.

Entre los meses de enero y octubre, las exportaciones llegaron a $us 2,7 millones, por un total de 26.473 toneladas. “Dejamos de exportar 45.000 toneladas y eso nos ha reportado $us 3 millones menos, que el año pasado”, explicó Gary Rodríguez, gerente general del IBCE.

Los principales mercados son Argentina con un 98% de las ventas y Brasil con el 2%. Pero la difícil situación económica del país del tango, podría complicar las ventas en el futuro, explicó Rodríguez.

Recientemente, la ESM cerró un trato para exportar dos millones de toneladas de hierro con la empresa uruguaya Efanel Sociedad Anónima. Esta operación, según la empresa, garantizará el despacho en un periodo de 30 meses y generará ingresos por $us 47 millones a las cuentas del Estado.

Entre 2010 y septiembre de 2020, según el INE, Bolivia exportó 270.720 toneladas de hierro por más de $us 18 millones. El mercado seguirá en alza en 2021, según la proyección de varias calificadoras, pero la onda expansiva de ese ‘boom’ no llegará a Bolivia.

MERCADO

Demanda. En los primeros nueve meses de 2020, según el Ministerio de Industria y Tecnología Informática de China, el país importó 15,07 millones de toneladas de acero, marcando un aumento interanual del 72,2%, mientras que exportó 40,39 millones de toneladas, registrando una caída del 19,6% interanual. Esto se debe a un paquete que tomó el Gobierno chino para estimular el crecimiento, luego de la emergencia sanitaria que vivió el país por el brote de coronavirus.

Bolivia. En julio, el país reanudó las exportaciones con un primer convoy de 12 barcazas con las primeras 25.700 toneladas de hierro de Mutún, por un valor de $us 3 millones, con destino a Argentina. El primero fue de calidad premium (Fe 65%) con certificación internacional, a la firma mundial Arcelor Mittal. Para este año, la ESM programó la venta de 200.000 toneladas.

Historia. En la segunda mitad del siglo XX se realizaron diversos estudios para determinar el potencial de explotación y se detectó que el Mutún tiene reservas de aproximadamente 40.000 millones de toneladas de hierro, según Minería Noticias, una publicación del Ministerio de Minería.

Industrialización. Desde 1985 hasta 2012 se registraron tres iniciativas para explotar este yacimiento, pero sin éxito.


Comentarios