Escucha esta nota aquí

Marcelo Campos Vélez

De a poco va tomando forma la industrialización del hierro del Mutún, proyecto añorado por todos los cruceños, principalmente en la provincia Germán Busch. Una vez que se terminó de establecer los campamentos y otras instalaciones, se espera el desembolso de $us 43 millones para la compra de los equipos principales de las distintas plantas que tendrá el complejo siderúrgico.

Jesús Lara, presidente de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), reveló días atrás que los recursos económicos serán destinados para la compra de equipos de la planta de concentración, planta de peletización, los hornos de fundición la planta de laminación y de energía eléctrica.

La compañía china Sinosteel Equipment y Engineering Co. es la encargada de construir, equipar y poner en marcha el proyecto siderúrgico, además de prestar la supervisión necesaria después de la entrega, siendo el plazo de ejecución de 32 meses.

Al primer semestre de este año el Banco Central de Bolivia (BCB), desembolsó $us 6,6 millones para la ESM con recursos de la deuda externa pública. Aunque en la estructura total de la deuda el saldo que le corresponde a la siderúrgica es de $us 63,2 millones.

De acuerdo a lo planificado, se prevé inaugurar el proyecto a mediados de 2021, con una producción inicial de 194.000 toneladas anuales de laminados de acero.

Proyecto que al fin arranca

En este marco, Wilfredo Campero, presidente del Comité Cívico de Puerto Suárez, informó que recibió una invitación del presidente de la ESM, para visitar el campamento donde se instalarán los profesionales bolivianos y chinos, actividad que se realizará después de las elecciones presidenciales.

“Se ha cumplido esta primera fase y la segunda que viene se van a contratar 1.000 personas y vamos a pedir que los profesionales sean del lugar”, dijo Campero.

En tanto, Sebastián Hurtado, alcalde de Puerto Suárez, afirmó que los técnicos del municipio están acompañando las obras en el Mutún, que tiene aproximadamente un avance del 30%.

“Están listos todos los campamentos, se está empezando con las plantas y el acueducto que es de 120 km. Entonces, el primer paso se ha dado y desde que se comenzó en junio va corriendo el plazo”, dijo Hurtado y comentó que todo el país se verá beneficiado con este proyecto. El primer objetivo es sacar 200.000 toneladas de hierro de construcción al año, generando alrededor de 3.500 fuentes de empleo. Además que considera que Puerto Busch juega un papel muy importante para sacar el material.

“Se ha volcado la mirada al polo de desarrollo del sudeste boliviano, que por fin está avanzando”, expresó el burgomaestre.

Por su parte, Ybar Antelo, alcalde de Puerto Quijarro, manifestó su alegría por la puesta en marcha del proyecto, que generará miles de fuentes de empleo.

Aunque hizo notar que su municipio no está preparado para recibir una gran cantidad de personas, ya que la cobertura de servicios básicos no es amplia como en otras regiones.

Se debe exportar a los vecinos

José Padilla, analista siderúrgico, resaltó que se debe apuntar a exportar el producto hacia Argentina, Uruguay, Paraguay y a la Comunidad Andina de Naciones, y no así a mercados de ultramar. También comentó que el país podrá ahorrarse al menos un 30% de hierro que compra del exterior.

“El Mutún tiene un potencial de 40.000 millones de toneladas con dos tipos de material. Además su ubicación geográfica es importante, podemos enviar hierro a nuestros vecinos que no tienen.No pensemos en China”, explicó.

Agregó que el próximo paso del proyecto es darle valor agregado al hierro; es decir, hacer pellets, que puede llegar a mayor distancia y con precios competitivos. “Han pasado dos siglos desde su descubrimiento y después de tantas promesas en este proyecto, ya se ha puesto la piedra fundamental”, finalizó.