Escucha esta nota aquí

Aviones abandonados en los diferentes aeropuertos del país, un edificio deteriorado por el paso del tiempo, y cerca de 1.700 trabajadores que no recibieron el pago de sus beneficios sociales y terminaron en la calle. Es la herencia que dejó la extinta línea aérea AeroSur. El nombre de la empresa figura en la lista de las firmas morosas que no pagaron los aportes de sus trabajadores a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) que operan en Bolivia. De acuerdo a los últimos reportes al mes de junio de 2019, la mora a las AFP llegó a los Bs 1.082 millones. Si se compara con el mismo periodo de 2016, la deuda de las empresas se incrementó en un 43%.

Ya en el análisis, economistas consultados afirman que las compañías tienen problemas para pagar debido a la desaceleración económica; en cambio, otras anticipan que la cifra aún es manejable.

Las más deudoras

De acuerdo a informes de las AFP Futuro y Previsión BBVA, a las que accedió EL DEBER, dos empresas del sector aéreo, una industria azucarera, una minera, una constructora, de aseo y salud encabezan la lista de las que mayor deuda tienen con el Sistema Integrado de Pensiones (SIP).

Ya en detalle, el Lloyd Aéreo Boliviano SA (LAB), encabeza tanto la nómina de Futuro como de Previsión BBVA. A la primera debe Bs 105 millones y a la segunda Bs 62,6 millones, totalizando una deuda de Bs 167,6 millones.

Orlando Nogales, gerente de LAB, justificó la millonaria cifra a los malos manejos que tuvo la otrora línea bandera de la aeronáutica boliviana, que la llevaron a cancelar sus operaciones, cuando fue capitalizada en los años 90, y que luego pasó por diferentes manos hasta quedar prácticamente condenada a su extinción.

En la actualidad, Nogales, explicó un grupo de extrabajadores quiere reflotar la empresa. Para eso se encuentran saneando todos los bienes que tiene a su nombre el LAB para tener liquidez y poder abonar los empréstitos.

“Esperemos que el Lloyd pueda conseguir la disponibilidad para pagar las deudas, no solo a las AFP sino a sus extrabajadores”, dijo.

AeroSur es la otra aerolínea que está en la lista. La firma entró en una profunda crisis en 2010 que derivó en la quiebra de la compañía en 2013, en medio de acusaciones por fraude y desfalco que se lanzaron dos de sus socios, mientras los 1.700 trabajadores se quedaron sin el pago de sueldos ni beneficios.

Humberto Roca, expresidente de la empresa y radicado en la actualidad en Estados Unidos, lanzó descargos sobre su responsabilidad.

El empresario dijo que mientras estuvo bajo su control la compañía tenía un plan de pagos con las AFP, e incluso había una estrategia comercial “para hacerla más grande de lo que era”.

“Pero al final murió, que era lo que quería el Gobierno, que se muera”, sostuvo.

Siguiendo con su descargo aseguró que él sabía de los compromisos y las deudas.”Pero de ahí para adelante no sé qué hicieron, porque pasó un año y ocho meses, y después me botaron”.

“La empresa quedó en manos de Sergio Sanzetenea, que dijo que era el dueño y administró todo mal”, señaló Roca.

EL DEBER llamó al aludido por teléfono, pero no pudo ser contactado hasta el cierre de edición.

El que sí contestó fue Eduardo Beltrán, exvocero de los trabajadores de la aerolínea, reveló que hasta la fecha nadie responde por los beneficios sociales que les deben a los exfuncionarios.

“Éramos como 1.700 empleados a escala nacional. Lamentablemente no hubo ningún acercamiento (con los dueños) las deudas que existen son mayúsculas. No nos pagaron nuestros sueldos por nueve meses”, afirmó.

Hasta junio la mora de AeroSur, con ambas administradoras, llega a los Bs 59,7 millones.

Una señal de la desaceleración

Para Alejandro Espino, gerente general de Industrias Agrícolas Bermejo SA, una de las industrias morosas al Sistema Integral de Pensiones, la situación de su empresa refleja claramente el periodo de desaceleración económica y los altos costos laborales que deben soportar las sociedades formales.

“Estamos buscando la forma de pagar. Nos hemos retrasado porque influye mucho cómo está la economía”, aseguró.

La situación de la compañía, según Espino, es complicada porque también tiene deudas con otros acreedores y sus mismos trabajadores.

En ese contexto, dijo que negociarán un plan de pagos con las AFP, “para posteriormente cumplir con todo el pago”.

En la actualidad la compañía debe Bs 22,4 millones a la AFP BBVA Previsión.

El especialista en pensiones, Gonzalo Rodríguez, coincide que el incremento de la mora de las organizaciones a las operadoras de pensiones, refleja que los empleadores tienen inconvenientes al cumplir sus obligaciones. “Es una señal de que la época de bonanza está terminando”, dijo.

Sin embargo, dejó en claro que salvo los casos de las aerolíneas: AeroSur y Lloyd, el resto de la mora todavía es cobrable.

“La labor de las AFP es que traten de recuperar y gestionar las cobranzas para que los aportes no se pierdan”, explicó.

En esa línea, el economista, Alberto Bonadona añadió que con el anunció de la creación de la nueva gestora pública, las AFP acelerarán la recuperación de aportes.

El abogado laboralista Edwin Fernández, señaló que el incremento de la mora ha generado una oleada de demandas. Detalló que de 100 causas que ingresan a los juzgados laborales 80 corresponden a demandas coactivas para la recuperación de los recursos de los aportantes.

“Hay empresas que deben y aún están activas que no cumplen”, dijo.

Crece la recuperación de aportes, y hay 220 procesos penales

Recuperación. Hasta el mes de mayo las AFP recuperaron Bs 81 millones de aportes que las empresas no pagaron. La cifra es superior a los Bs 66,6 millones a lo recaudado en el mismo periodo de la gestión 2018.

Procesos penales. De acuerdo a información extraída de las páginas web de las dos administradoras de pensiones (Futuro y Previsión BBVA) a la fecha existen 220 procesos penales por la apropiación indebida de aportes al Sistema Integral de Pensiones (SIP). La administradora que más causas inició fue Futuro con 140, y BBVA con 80 procesos.

Consulta. Se envió un cuestionario al Viceministerio de Pensiones, pero hasta el cierre de edición no fue contestado.

Inversión. Hasta el mes de mayo la tasa de rentabilidad de Previsión BBVA llegó a un 3,74%, y la de Futuro fue del 3,65%

“Firmas no pueden cubrir obligaciones”

Germán Molina - ECONOMISTA

La Ley Integral de Pensiones establece que las empresas deben pagar los aportes en los primeros cinco días cuando se abonan los sueldos. Cuando no se produce esto existen varios factores, uno es porque la economía se está enfriando; ese es el primer impacto. Las empresas no facturan, no venden y sus ingresos no cubren todas sus obligaciones sociales y apenas les alcanza para pagar los sueldos y dejan pendiente el pago de los aportes a las AFP.

El segundo factor es que hay una disminución del padrón de firmas que se registran en Fundempresa. Al existir esta diminución, - la mayoría de las empresas son unipersonales y algunas medianas- dejan pendientes sus aportes. Y el otro factor es la falta de liquidez.

Tienen problemas en el flujo de caja, porque priorizan el pago de sueldos. Ahora ¿qué efecto tiene esto? el primero es que están perjudicando a los trabajadores, porque ahora un trabajador puede retirarse con 54 años, y va a la AFP y se da cuenta de que no puede jubilarse y queda sin nada, debe tramitar un juicio con las AFP. Este es un problema que se produce porque la economía pierde dinamismo.

Es una mala señal. A esto se suma el incremento de los costos laborales, como los reajustes salariales, el segundo aguinaldo, todos estos gastos hicieron que el flujo de caja que tienen las compañías bolivianas no sea suficiente.

Pero el problema es que no pueden hacer ajustes porque la Ley General del Trabajo, establece que ningún trabajador puede ser despedido salvo que haya cometido un delito, y eso debe demostrarse.

Es necesario un acuerdo tripartitito para que no hay incremento porque la tendencia negativa no es solo para este año, sino para largo plazo, no solo en Bolivia, sino en Latinoamérica y el mundo. La crisis económica retoma su dinamismo.

En el corto plazo las empresas incurren en irregularidades y los trabajadores no se podrán jubilar con la pensión que le corresponde. A largo plazo está dando una señal de que la economía se está debilitando y no está funcionando bien , aunque el Gobierno no lo quiera aceptar porque estamos en una época electoral.

Tags

Comentarios