Escucha esta nota aquí

Es real. La Planta de Amoniaco y Urea vuelve a presentar problemas, fuentes del sector hidrocarburífero -que conocen esta industria- informaron a EL DEBER que el complejo petroquímico detuvo este miércoles sus operaciones por fallas en un turbo ventilador. Desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) admitieron el percance, pero indicaron que las actividades se interrumpieron por media hora.

En un comunicado preparado para EL DEBER y citando al gerente de Industrialización de YPFB, Henry Lapaca, la estatal admitió que la Planta de Amoniaco y Urea (PAU) “se vio en la necesidad de interrumpir momentáneamente (por 30 minutos) la producción debido a una disminución de vapor, sin que haya afectado la operación de la misma”.

Agregó que “la PAU se encuentra en pleno funcionamiento y se garantiza el normal desarrollo de sus actividades, la seguridad de los equipos, del personal y del medioambiente”.

El hecho se produce a nueve días de que la estatal reanude las operaciones del complejo petroquímico en un pomposo acto. Emplazada en la localidad de Bulo Bulo (Cochabamba) la planta estuvo parada por un año y nueve meses. En ese tiempo -según el Gobierno- las pérdidas sobrepasaron los $us 450 millones.

La administración de Luis Arce culpó de las pérdidas a la gestión de Jeanine Áñez, aunque informes técnicos publicados en Los Tiempos revelan que el complejo petroquímico arrastraba problemas desde 2018 y 2019, durante el Gobierno de Evo Morales.

Según la estatal, las reparaciones que se hicieron con el respaldo de técnicos, demandaron una inversión superior a los $us 53 millones. Además, afirma que la industria opera a más de un 70% de su capacidad instalada para producir 2.100 toneladas métricas de urea.

Problemas

Una fuente de YPFB -que pidió mantener en reserva su identidad- sostuvo que la planta detuvo sus operaciones debido a fallas en un turbo ventilador que introduce aire caliente en el reformador primario de la planta de amoniaco. Si no existe este proceso, ese equipo se detiene.

Actualmente, los técnicos de Yacimientos están analizando la gravedad del problema, de hecho, manejan dos hipótesis: la primera es que la pieza quedó completamente inutilizada y la segunda es que tenga un daño menor, por lo que podrá volver a operar en un máximo de dos días.

“Pero si fue un problema crítico se dejará de producir amoniaco”, alertó el funcionario.

No obstante, esto no detuvo la producción del fertilizante debido que existen reservas de amoniaco en tanques criogénicos. Pero los materiales almacenados solo durarán hasta cuatro días.

Sin embargo, Lapaca puntualizó que “como YPFB garantizamos el abastecimiento tanto del mercado interno, como el cumplimiento de los contratos de exportación que YPFB está asumiendo”.

No es la primera vez que se alertan anormalidades en el complejo petroquímico. Dos días después de haber reanudado sus operaciones, operarios denunciaron una fuga. Esto después fue negado por Yacimientos, que acusó a los medios de comunicación de brindar información mal intencionada.

Sin embargo, EL DEBER accedió a una auditoría realizada por Kellogg Brown & Root (KBR) donde recomendó a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) reparar dos fugas en la Planta de Amoniaco y Urea.

Entre esas recomendaciones KBR pedía a Yacimientos que antes de reanudar las operaciones debía reparar dos fugas de gas de síntesis a alta presión en la línea de salida del reactor de amoniaco.

Consultada sobre esta situación, la estatal dijo que “las recomendaciones a las que hace referencia el informe serán levantadas en el marco de una programación de operaciones y bajo el estricto control y supervisión de los especialistas”.

Además, agregó que esa auditoría correspondía al mes de mayo de 2021 y que durante ese tiempo la industria se encontraba en pleno proceso de mantenimiento para el arranque.

La planta de urea arrancó sus operaciones en 2017, pero desde ese entonces siempre se registraron problemas, de hecho, en varias oportunidades la industria tuvo que paralizar sus actividades debido a incidentes técnicos en sus equipos; hechos que fueron denunciados y que al parecer persisten en la actualidad.

Comentarios