Escucha esta nota aquí

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés) hizo nuevamente un llamado a los gobiernos de América Latina y el Caribe para que permitan una reanudación más amplia de la aviación y mostró su preocupación por la cantidad de normas y reglamentos que han surgido en los países y que está sofocando la reanudación de la industria pese a que las directrices fueron detalladas en el “Take-off” (Despegue) de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

"Los gobiernos se reunieron para acordar las directrices de la guía de la OACI para una reapertura segura de la aviación. Sin embargo, no hay cooperación en su aplicación, por lo que el 90% de los viajes internacionales se mantienen en tierra", dijo Peter Cerda, vicepresidente regional de IATA, a través de un comunicado.

Cuando la región se acerca al sexto mes sin operaciones en la industria a niveles que permitan la reactivación de la industria, IATA insistió a los gobiernos en la necesidad "urgente" de que colaboren para la reanudación de los vuelos comerciales.

Preocupación

Uno de los casos que más preocupa a la organización es el de Argentina, el mayor mercado de la región donde la aviación sigue suspendida y que recientemente ha visto la salida de importantes compañías aéreas. "Latam Argentina cesó sus operaciones y tres aerolíneas internacionales -Air New Zealand, Emirates y Qatar Airways- no reanudarán sus vuelos a Argentina, lo que afectará la conectividad del país", señaló Cerda.

"El hecho de que varias aerolíneas internacionales ya hayan tomado la decisión de no regresar una vez que se levanten las restricciones, muestra la falta de confianza en el mercado. La continua postergación por parte del gobierno reducirá aún más la conectividad internacional del país. Nos preocupa que el país se convierta en otra Venezuela, que a lo largo de los años ha pasado de ser uno de los mercados clave de la aviación en el continente a tener ahora una conectividad internacional muy limitada", dijo el ejecutivo.

Importancia 
Antes de la pandemia, la aviación contribuyó directa e indirectamente con $us 167.000 millones al PIB de la región y mantuvo 7,2 millones de empleos. "Si los gobiernos siguen imponiendo restricciones al transporte aéreo, estos beneficios se reducirán masivamente" , advirtió Cerda.

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por la organización, la demanda mundial se contrajo un 79,8% en julio de 2020 en comparación con igual periodo del año pasado. El resultado supone una ligera mejora con respecto a la disminución interanual del 86,8% registrada en junio de 2020.

En el caso de América Latina y el Caribe, la demanda de pasajeros disminuyó un 87,5% en julio y la capacidad (kilómetros de asientos disponibles) cayó un 83,2%. El factor de ocupación alcanzó el 63,1%, lo que una vez más es una señal de que la capacidad disponible está siendo utilizada.