Escucha esta nota aquí

Los problemas en la producción de urea ya se hacen sentir, por lo menos la que se destinaba al mercado brasileño.

El malestar se hizo público, cuando el portal del vecino país Campo Grande News hizo conocer la denuncia de la empresa Hivone Agrociencia S.A. que detalló que la suspensión en el suministro de urea por parte de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) está afectando la producción de fertilizantes líquidos en Río Brilhante y también la provisión a productores rurales en Mato Grosso del Sur.

Cabe recordar que el contrato con la compañía brasileña se concretó en diciembre de 2018, durante el Gobierno del MAS, y se estableció que YPFB iba a vender 1,1 millones de toneladas de urea durante ocho años, además del intercambio de conocimiento, experiencias y buenas prácticas que permitan dar valor agregado a la producción boliviana del fertilizante.

La empresa brasileña cuenta con una capacidad de producción de 24.642 toneladas de fertilizantes los dos primeros años y se prevé que en el cuarto y quinto año los volúmenes suban a 68.642 toneladas, por lo que la dependencia de la urea boliviana es fundamental para su actividad.

Por ello, solicitaron al gobernador de Mato Grosso del Sur que intervenga y éste ya habría solicitado oficialmente a YPFB y al Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia una solución a la situación y a su vez, también pidió a las embajadas de ambos países que resuelvan el problema.

Sobre el tema, el secretario de Producción de Mato Grosso del Sur, Jaime Verruck, explicó que fueron contactados por la gerencia de Hinove Agrociencia S.A, que les explicó las dificultades.

“Hinove funciona con urea importada y se manifestó debido a la falta del producto puesto a disposición por YPFB. Nos contactaron y ya enviamos una carta a Yacimientos y al Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia sobre la importancia de reanudar la producción de urea”, dijo la autoridad.

Verruck señaló que considera que esta situación se debe a los problemas que existían en Bolivia. Sin embargo, hizo notar que las consecuencias económicas no solo son para Hinove, que estableció una industria de fertilizantes en Río Brilhante, sino también para la producción agrícola.

Al respecto, el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, indicó que si YPFB considera que este negocio le está generando pérdidas está en todo su derecho de dejar sin efecto los acuerdos firmados.

“Todos quieren ganar con Yacimientos, menos la empresa estatal y eso no puede seguir así. La empresa estatal puede argumentar que está en una reingeniería para mejorar su rentabilidad. Además, los compradores tienen una gran alternativa de proveedores a los que pueden recurrir y comprar el fertilizante”, remarcó Ríos.

Desde el Ministerio de Hidrocarburos indicaron que contestarán hoy sobre el tema. Mientras que YPFB no respondió el cuestionario enviado, hasta el cierre de esta edición.

En Montero

EL DEBER llegó hasta la estación de trenes de esa ciudad y comprobó que más de 50 contenedores que transportan urea están parados y que la maquinaria que se utiliza para cargar y descargar el producto no realiza esa labor desde hace mucho.

Vecinos del lugar indicaron que esos contenedores con capacidad de 25 toneladas, están ahí desde hace varias semanas y que ya no hay el movimiento que había antes. Camino a Minero está uno de los puntos de venta. En el lugar se pudo apreciar que los galpones cuentan con poca mercadería, pero hay bolsas pequeñas destinadas al mercado interno. 

Ya no hay la gran cantidad de urea que en 2018 saturó el lugar y se almacenó a la intemperie.

Comentarios