Escucha esta nota aquí

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas, a finales de octubre de esta gestión, la tasa de desempleo urbano subió de un 4,5% a un 8,7%, la institución considera que el dato se potencio por una mala combinación de políticas económicas y la presencia del Covid-19.

Para los analistas la variable negativa se arrastraba hace un par de años y que la pandemia la profundizó y para ir superándola gradualmente el Gobierno debe lograr alianzas con sectores que son intensivos en la generación de puestos de trabajo.

Humberto Arandia, director general del INE, sostuvo que la mala labor en políticas económicas, sumado al impacto de la pandemia, la tasa de desempleo en el área urbano pasó de un promedio de un 4,5% a un 8,7%, un incremento que lo consideró importante.

Arandia explicó que ese incremento en la tasa de desempleo se dio principalmente en los sectores de la  construcción, restaurantes y del comercio. 

"Si se hubiera manejado de manera apropiada dentro de la pandemia, probablemente la tasa de desempleo hubiese sido distinta, algo menor", sostuvo Arandia.

El director del INE indicó que la situación de desempleo de Bolivia es similar a la de otros países, ya que todos fueron afectados por la pandemia, a tiempo de aclarar que se observa una velocidad de recuperación distinta en cada país.

Al respecto, Jhony Mercado, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, precisó que la falta de puestos de trabajo en las ciudades se lo puede ir superando con las alianzas que logre el Gobierno especialmente con sectores que son intensivos en el uso de mano de obra como la construcción y el agro.

Mientras que, para el economista, Víctor Hugo Figueroa, a estas alianzas se la debe sumar a los trabajos que generan las obras públicas que anuncia el Gobierno e hizo notar que la falta de trabajo es algo que se viene arrastrando hace un par de años.

Comentarios