Escucha esta nota aquí

Presentada la situación del país en cuanto a su libertad económica, los analistas consultados coinciden en que para mejorar la ubicación del país hace falta una mayor voluntad política que revierta los resultados.

Las constantes disputas por la tenencia legal de la tierra y la desconfianza en el sistema judicial son aspectos negativos que se deben superar.

Así, Sergio Daga, economista y vicerrector de la UPSA, hace notar que los habituales problemas para definir de quién es la tierra, que se traduce en amenazas contra los derechos de propiedad, por las ocupaciones ilegales de predios, no hace otra cosa que alejar posibles inversiones.

Por ello, desde el Gobierno se deben dar señales más firmes de que se hará respetar la propiedad y las respectivas inversiones que se realizan.

Daga hace notar que otro aspecto que juega en contra del país es la efectividad del Poder Judicial, es 11 puntos sobre 100 y eso es por los problemas de credibilidad en la justicia.

“Existen los sistemas alternativos como los centros de conciliación y arbitraje, pero son pocos porque también hay gastos onerosos, lo que es prohibitivo para la mayoría”, precisó Daga.

Wilboor Brun, economista del Centro de Estudios Públicos Populi, sostuvo que las 12 libertades económicas y los datos históricos que las acompañan brindan un conjunto completo de principios y hechos para quienes deseen comprender los fundamentos del crecimiento económico y la prosperidad.

En ese contexto, Brun puntualizó que se necesita voluntad para mejorar esos datos. “Estos estudios pueden ayudar a los hacedores de políticas públicas, a los empresarios, académicos y estudiantes a involucrarse en el desafío para mejorar la situación del país”, dijo Brun.

Cambios profundos

Para el experto en finanzas, Jaime Dunn, la manera de revertir la actual situación es realizando cambios fundamentales y profundos en la economía nacional.

El economista consideró que se debe comenzar con abandonar la intención de implantar al Estado como el jugador más importante de la economía y en su lugar se debe apoyar y estimular el crecimiento de las empresas bolivianas, brindando condiciones para abrir mercados.

A su vez, el economista Róger López subrayó que Bolivia requiere un profundo cambio estructural, comenzando por el sistema judicial que garantice independencia de poderes y que los tribunales sean independientes. Adicionalmente, resaltó que se debe trabajar en el área de la regulación laboral para hacerla más flexible.

Mientras que, el analista Mauricio Ríos García sostuvo que se deben realizar reformas estructurales orientadas a disminuir el número de atribuciones y competencias que el Estado tiene sobre la economía en todos sus niveles, para que sean los empresarios nacionales y extranjeros los que tomen las riendas de la solución de problemas en la sociedad, a cambio de un legítimo beneficio.


Comentarios