Escucha esta nota aquí

Arabia Saudita y Rusia aliados íntimos a la hora de ponerse de acuerdo para fijar el precio internacional del barril del petróleo, están en corto circuito y eso ha provocado que las principales Bolsas de Valores de todo el mundo se encuentren al borde de la histeria.

El malentendido entre rusos y saudís se debe al no acordar sobre los recortes en la producción de petróleo.

Riad es partidaria de reducir la producción de crudo para intentar apuntalar los precios que ya habían caído un 20% en lo que va del año y que amenazaban con seguir haciéndolo ante la disminución de la demanda por los efectos sobre la economía global del nuevo brote de coronavirus.

Pero, Rusia no ve conveniente esos recortes, pues considera que de hacerlo se le está entregando una importante parte del mercado a EEUU, rival al que buscan frenar con precios bajos.

Ante esta situación, las diferencias se reflejaron en las pizarras de cotización algo que provocó el temblor en las Bolsas de Valores y en la economía real.

Los números

Cuando se supo que el barril de petróleo Brent bajó de $us 45 a $us 36, 44 y el de WIT pasó de $us 40,45 a $us 32,97. Ese lunes 9 fue considerado como histórico y nefasto.

El FTSE 100, índice bursátil de referencia de la Bolsa de Valores de Londres, registró su peor día desde 2008, cayendo más del 8% minutos después de su apertura, mientras que la Bolsa de Nueva York tuvo que suspender sus transacciones por 15 minutos luego de que el índice S&P perdiera un 7% de su valor en los primeros minutos de la jornada.

Otras bolsas europeas registraron desplomes similares en una jornada que ya ha sido bautizada como un “lunes negro” por analistas que han descrito las dramáticas caídas como una “carnicería”.

La bolsa de Milán fue la más afectada, con una caída del 11,17%. Londres perdió un 7,7%, París cedió un 8,3%, Frankfurt cayó un 7,94% y Madrid retrocedió al 7,9%. A esta disputa entre los mayores productores de crudo, se deben sumar las restricciones comerciales que están vigentes debido al coronavirus y a su nueva clasificación de pandemia.

Así, las bolsas registraron un descenso abrupto a escala mundial. Las pérdidas de Wall Street están cerca de compararse con las de 1987, la peor caída de los mercados de valores ocurrida en el mundo. Hasta la fecha el Dow Jones, principal indicador de la Bolsa de Nueva York, cayó más del 9%.

Las empresas que sufrieron mayores pérdidas fueron las energéticas y financieras que cayeron entre un 10 y 11%.

En España y Francia sufrieron los peores declives de su historia. La bolsa española se desplomó hasta un 14%, mientras que el índice selectivo de la Bolsa de París, el CAC-40, sufrió su mayor caída con pérdidas del 12,28%.


Comentarios