Escucha esta nota aquí

Es presidente de la Coordinadora de la Nación Chiquitana. Aduce que los interculturales consumen asentamientos humanos no con el propósito de producir, sino con la intención de vender sus parcelas y ser parte del proyecto político hegemonizador que el MAS pretende ejecutar en los municipios del territorio chiquitano.

_¿Cuáles cree que son los factores que explican la disputa de la tierra en la Chiquitania?
Desde el punto de vista económico, vemos que mucha gente del interior del país no quiere tierras precisamente para cultivar, las quiere para traficar. Al tener títulos, sus parcelas las ofrecen a grandes empresarios para sean éstos los que metan máquina y tumben nuestros bosques.

Y hay quienes quieren quedarse en el lugar para siempre, para ser parte del proyecto político hegemonizador que el MAS pretende consumar en la región chiquitana. Para nosotros, el territorio es nuestra forma de vida y es sinónimo de cultura y lo que vamos a hacer es poner el cimiento en nuestra área territorial porque no estamos dispuestos a desaparecer como Nación Chiquitana. 

El Gobierno del MAS, durante 14 años hizo escapar a las ONG porque eran las que llegaban a las comunidades y a los pueblos a socializar las normativas en cuanto a nuestros derechos a escala de convenios, tratados internacionales, leyes y normas insertas en la Constitución Política del Estado (CPE). 

Ese vacío de 14 años hizo que nuestra gente no conozca sus derechos y viva en la ignorancia para permitir que la gente del interior del país; con el poder político y económico que maneja el Gobierno, penetren en toda la región chiquitana, guaraní y en todo Santa Cruz, Pando y Beni. Lo único que queremos es conservar nuestra cultura y pueblo como nación indígena. Por norma, tenemos el dominio ancestral territorial chiquitano y todas las tierras fiscales que existen tienen que ser para la gente oriunda del lugar.

_¿Cuántas comunidades campesinas se han asentado en los municipios de la Chiquitania?
Tenemos un reporte de 1.400 comunidades del interior del país con resoluciones de asentamientos humano. Duplican la cifra de comunidades indígenas asentadas en la Chiquitania. Hace cinco años, nosotros teníamos unas 750 comunidades. El Gobierno penetró y duplicó las comunidades campesinas en la región. Eso se llama colonización pura y dura.

_¿Cuál es la evaluación de la Nación Chiquitana del INRA en torno a la dotación de tierras?
El INRA incurre en delitos. Para eso son las normas, para cumplirlas. Escuché que el director del INRA nacional manifestó que la Ley de Reconducción Comunitaria carece de legalidad y que es obsoleta. Por favor, es con esa ley que hemos avanzado porque pasa por tres filtros, la Comisión Agraria Departamental (CAD), los municipios locales y las comunidades. Está en la CPE el derecho a la consulta previa de buena fe y hasta llegar al consentimiento. El INRA incurre en el error y nunca consultó a la CAD, ni a los municipios y peor a nosotros, los pueblos indígenas.

_El fin de la dotación es trabajar la tierra para garantizar soberanía y seguridad alimentaria, ¿usted cree que los interculturales trabajan la tierra?
Hay algunos que en ciertos lugares producen, pero la mayor parte trafica con la tierra. En la Chiquitania apostamos por la conservación del bosque, por los servicios ambientales que nos brinda. El bosque tiene otra utilidad por los servicios ambientales que nos ofrece y no podemos ir a los extremos de tumbar para que no nos quiten la tierra para cumplir la FES. Debe establecerse una normativa para conservar el bosque y endurecer el castigo para quienes talan.

_Es recurrente oír que los interculturales toman predios privados, ¿esta situación se da en el territorio chiquitano?
Hemos visto ocupaciones en diferentes lugares de propiedades grandes. El Gobierno tiene que cuidar a todos los ciudadanos por igual y garantizar este derecho. 

Los interculturales no solo quieren ingresar a las tierras fiscales del oriente boliviano, también invaden las propiedades privadas. Al parecer, es una instrucción que tienen del Gobierno de turno. No respetan la propiedad colectiva de los pueblos indígenas donde hay grupos organizados, mucho menos va a respetar la propiedad privada. Por eso pedimos la unificación de todos los sectores de Santa Cruz para defender el territorio.

_¿Usted cree que los interculturales son los causantes de los incendios en la Chiquitania?
No recuerdo haber visto a un intercultural quemando el bosque, pero en medios nacionales, por ejemplo, en una entrevista una persona del Chapare señaló que para ellos es más fácil quemar porque evitan maquinaria para dejar limpia el área de siembra. Por eso, se los acusa. Lo que ellos (interculturales) quieren, es tener todo limpio y el boque en el suelo.

Comentarios