Escucha esta nota aquí

Un fuerte emplazamiento al Gobierno boliviano realizó el senador chileno José Miguel Durana, tras conocer la decisión del ministro boliviano de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Édgar Montaño, de suspender la segunda etapa de la prueba técnica del Ferrocarril de Arica a La Paz (Fcalp), con carga de retorno desde Oruro hasta Arica.

La noche de este miércoles, el ministro Montaño llegó a un acuerdo con los gremios de transportistas carreteros, que habían iniciado bloqueos de rutas del país, en protesta por la activación del tren binacional luego de 16 años de paralización, tiempo en el cual sólo funcionó la ruta terrestre para el traslado de cargas.

“Resulta inentendible la decisión de Bolivia. Los gobiernos del MAS nos han acusado, de manera infundada en foros internacionales, de tener paralizado el ferrocarril pactado a través del Tratado de 1904 y resulta ahora que cuando Fcalp y el Puerto de Arica impulsan una prueba operativa junto a la empresa boliviana Ferroviaria Andina, deciden suspenderla”, dijo el parlamentario.

El senador chileno lamentó el trato inamistoso hacia Chile, que se traduce en la exigencia de garantías irrisorias por supuestas compensaciones de una guerra que ocurrió hace más de 140 años, en circunstancias de que "Chile ha cumplido fielmente el Tratado de 1904 y Arica ha tenido que pagar altos costos ambientales y económicos".

“Esta situación nunca la reconoce Bolivia porque sólo mira sus intereses y peor aún, cambian de parecer sin respetar acuerdos cuando sienten amenazada su estabilidad política. Cuando se ve débil el gobierno de turno boliviano, las emprende contra Chile porque eso les suma apoyo y este caso no es la excepción”, precisó el legislador UDI.

Advirtió que la prueba técnica del Fcalp constituía un gran desafío para el puerto de Arica y el propio ferrocarril, sumando un nuevo factor de competitividad al terminal marítimo para erigirse como la mejor alternativa dentro del corredor transoceánico y afirmó que el presente y el desarrollo económico exigen eficiencia, competitividad y un estándar mundial en los servicios portuarios y logísticos para que los países progresen.

“Los dos gobiernos del MAS nos han visto con desprecio y hostilidad, amenazando desde el fallo de La Haya, de 2018, que negó su demanda marítima, con asfixiar el terminal marítimo de Arica, llevándose la carga a Perú. Pese a ello, sigue siendo la mejor alternativa y así lo reconocen importadores y exportadores bolivianos”, expresó el parlamentario ariqueño.

Finalmente, el senador Durana llamó a la Cancillería chilena a analizar con detención este “portazo” que dio Bolivia a la eventual reactivación del tren binacional. 

“Hace pocos días nos informaron que el 30 de abril se reunieron ambas cancillerías para una normalización de relaciones, por lo que espero se continúe en esa línea y se llegue a acuerdo por esta materia”, precisó.


Comentarios