Escucha esta nota aquí

En vista de que fue aprobada la Ley de Alquileres algunos arrendatarios y arrendadores han llegado a acuerdos que van desde la condonación de la mitad de los montos de los alquileres de abril, mayo y junio, tiempo en el que se estuvo en confinamiento estricto.

Otros han llegado al diferimiento de los arriendos hasta diciembre de 2020, cuando esperan que los inquilinos puedan superar la crisis que generó la pandemia. En la mayoría de los casos el cobro es normal desde julio y agosto. 

Mardela Costichi, que alquila un local donde funciona su salón de belleza, cuenta que se vio afectada varios meses durante la pandemia porque no pudo abrir su local.

Ella paga un alquiler mensual de Bs 700 y llegó a un acuerdo con su arrendadora para pagar el 50% de abril, mayo y junio, es decir Bs 350 por mes. “El cuarto mes (julio) pagué Bs 550 y desde agosto el cobro es normal”, explicó la estilista.

En el caso de Paola Ampuero, dice que la propietaria del inmueble que alquila reflexionó sobre la situación y por iniciativa propia le perdonó en su totalidad los alquileres de abril y mayo. “Pagamos normal, Bs 1.000 mensual, a partir de junio”, señaló la inquilina.

Por otro lado, Lucía N.N. mencionó que desde inicios de abril se quedó sin ingresos porque perdió su empleo y por lo tanto no pudo pagar su alquiler, por eso se sentó a negociar con la propietaria del cuarto que alquila. Quedaron en que le perdonaría el 50% de los meses de abril y mayo, junio le pagó con un electrodoméstico y a partir de julio empezó a pagar normal, Bs 600 por mes.

Otro caso es el de la propietaria Francisca N.N. que alquila cinco habitaciones de una casa, ella negoció con sus inquilinos de la siguiente forma. “Los que no tenían para pagarme los meses de abril, mayo y junio les dije que les haría un plan de pagos para empezar a pagar en diciembre, los entiendo, pero yo vivo de esto”, dijo y enfatizó que la mayoría estuvo de acuerdo y solo una familia decidió desocupar el inmueble porque su deuda se hacía más grande cada mes.

Para Sandra de Echalar, fue complicado negociar el descuento pese a la ley. “La dueña nos decía que no estaba aprobaba la ley, pero nosotros le pedimos que entienda nuestra situación porque en la familia nadie era asalariado y tuvimos que gastar el bono Universal, bono Familia y la jubilación de mi esposo para pagar el alquiler de la casa en abril”, explicó Echalar.

Ya en mayo consiguieron que le perdonen el 50%  de los alquileres de mayo y junio, y a partir de julio pagaron el alquiler completo de Bs 1.500.

También ha habido casos en que las propietarias han recurrido al desalojo o al ver que su deuda se acumulaba los inquilinos desocuparon los inmuebles por su cuenta. 

“Tengo una inquilina que desde que comenzó la pandemia no ha podido pagar el alquiler. Ella solo viene una vez al mes porque trabaja, pero a pesar de recibir un salario no se ha acercado a negociar conmigo. Me mencionó la Ley de Alquileres”, explicó Lidia Colque que alquila un cuarto en su casa y asegura que es su único ingreso, ya que ella vive sola.

En el caso de Lourdes NN, que también vive del alquiler de los cuartos de dos inmuebles, tuvo que tomar medidas drásticas porque no pudo negociar con su inquilina. “Le pedí el desalojo porque tenía deudas desde abril y no estaba dispuesta a negociar. Al final, me dio algunos objetos de valor para intentar resarcir los daños por la deuda”, dijo la propietaria.

Recordemos que a pesar de haber sido promulgada por la presidenta del Senado, Eva Copa a finales de agosto, la ley de alquileres no ha entrado en vigencia al no haber sido publicada en la Gaceta Oficial.