Escucha esta nota aquí

El suplemento Dinero del Grupo Multimedia EL DEBER organizó el almuerzo conversatorio Líderes empresariales, con el objetivo de agasajar a empresarias de diferentes sectores por el Día del Madre.

Seis mujeres llegaron hasta el salón Ejecutivo en el piso 19 del Hotel Marriott donde, cumpliendo con las medidas de bioseguridad, compartieron sus experiencias acerca del rol que desempeñan en sus compañías y también acerca de cómo logran el equilibrio entre la maternidad y las tareas que llevan adelante en sus cargos y los sectores que manejan.

“Contar este tipo de experiencias, para que otras mujeres las conozcan en un momento de empoderamiento femenino, es dar ese mensaje positivo de que la mujer lleva adelante empresas exitosas y que también no descuida a la familia. Muchas siendo multitareas y no solamente desde la pandemia, sino desde siempre”, expresó Carla Paz, editora de Dinero a las mamás empresarias presentes.

Para Selenita Céspedes, directora Ejecutiva de Eurochronos SRL., hay que saber compaginar el ser un buen profesional y tener el hogar de pie y bajo control. Cree que lo logró porque ahora tiene hijos formados como buenos ciudadanos y con buenos valores.

Recuerda que antes la mujer tenía que elegir entre su carrera o los hijos, pero considera que ahora la mujer está en una mejor posición, “sigo esperando que tengamos un avance como en Europa con cambios en la ley laboral, flexibilidad de horarios y otros temas que den la oportunidad a la mujer de organizarse”, expresó.

La directora ejecutiva del Grupo Chávez, Ana María Salvatierra, ejemplificó la temática del conversatorio con los retos que tuvo que enfrentar en su cargo al pasar de empresa a corporación. “Es muy lindo saber que hay personas atrás que te están mirando y que en los lugares que manejaba yo en el área comercial han quedado mujeres valientes que han seguido el ejemplo”, señaló.

El trabajar 24/7 por la empresa la hizo buscar la forma de equilibrar el trabajo y el cuidado de sus hijas, lo logró y demostró que se puede brillar en la parte empresarial y siente orgullo de que sus hijas crezcan mirando ese ejemplo.

Carmen Julia Rivero Gutiérrez, gerente de Marketing de Grupo Venado, aprovechó para recordar los desafíos de la pandemia en el plano laboral y familiar. Cuenta que el proceso en casa le fue más fácil porque sus hijos ya son grandes y recibía ayuda de ellos, pero en lo laboral le tocó ver cómo las empresas se iban adaptando y como respondían los empleados.

Dice que como mujeres muchas veces nos sentimos culpables porque tenemos que dejar la casa para ir a trabajar y ese tiempito que le quitamos a los hijos después nosotras mismas nos lo cobramos y no debería ser así. “En el ámbito corporativo empresarial a veces nos cuesta creer que podemos y esperamos que alguien nos abra la puerta, pero hay que creerlo y prepararse. Pero también hay que tratar de no pensar ser la mujer maravilla sino que también podemos ser vulnerables”, aconseja.

Mientras que Miroslava Raljevic Muzevic, gerente nacional de marketing del Grupo Saavedra, cree mucho en la fuerza del equilibrio, el verdadero desafío de la mujer es el poder equilibrar entre lo que uno tiene en casa versus el trabajo. “Es muy lindo tener esos momentos de calidad con tus hijos y decirles o sentirte muy feliz de que ellos te vean bien, que lograste un desafío”, expresó.

Para poder tener este tiempo de calidad con los hijos cree que es muy importante formar un equipo en ambos aspectos. “Si sabemos formar un equipo que nos apoye en el trabajo y otro en casa es ahí cuando todos podemos respirar”, dijo.

Amar lo que haces es el principio y la base de todo para Liliana Rivero Foianini, gerente comercial en Chinga Decoraciones y directora creativa de LR Iluminación, y eso es lo que trata de inculcar a su descendencia.

Lleva más de 40 años en la empresa y considera a su madre su musa inspiradora. Recuerda que ella le inculcó el amor por su trabajo y gracias a esto ha podido capacitar a muchas personas, emprender, y que una de sus hijas siga la tradición familiar.

Nancy Campero, vicepresidente ejecutiva del Grupo Monterrey y accionista del Hotel Marriott Santa Cruz, finalizó el conversatorio contando que ella “la tuvo difícil” porque empezó en un segmento dominado por varones, la construcción, y que le costó llegar al equilibrio entre familia y hogar.

“Lo que les enseñé a mis hijos y a mi personal administrativo en Monterrey (70% son mujeres) es esa pujanza y la seguridad de la mujer de que se puede lograr un puesto así sea de varón”, dijo.


Comentarios