Escucha esta nota aquí

A pesar de las turbulencias que enfrenta la industria del transporte aéreo, debido a la restricción de vuelos comerciales y cierre de fronteras en varios países para evitar el ingreso y propagación de nuevas cepas de Covid-19 en sus territorios, las aerolíneas globales que operan desde y hacia Bolivia -Avianca, Air Europa y Copa Airlines- mantienen firme su compromiso corporativo de mantener sus actividades en el mercado aeronáutico de Bolivia.

Este mes, tras los anuncios del presidente argentino Alberto Fernández de las nuevas restricciones que regirán en ese país hasta el 21 de mayo, Aerolíneas Argentinas anunció la suspensión de todos los vuelos a Bolivia, México y que a Brasil mantendrá un vuelo semanal a São Paulo, según reportó el diario Clarín en su edición digital.

Cabe recordar que en Bolivia se amplió la suspensión de vuelos de Europa hasta el 31 de mayo próximo para prevenir el ingreso de nuevas cepas de coronavirus.

En el caso de Air Europa, el gerente comercial en Bolivia, Luis Amaury Mosquera, el país siempre será un mercado atractivo para la compañía que, al igual que la industria, pasa por un momento atípico y complicado. Pese a ello, dijo que la jornada es un día ganado para mejorar y superar la crisis.

Referente a la salida de dos jugadores del mercado aerocomercial de Bolivia -en marzo Avianca y este mes Aerolíneas Argentinas- Amaury dijo desconocer las causas por las cuales dejaron de operar, lamentando para Bolivia perder la conectividad con el mundo.

“Esta situación nos ha obligado a todos a buscar la manera de ser más estratégicos, eficientes y rentables. Por nuestra parte, seguimos apostando por la ruta en Bolivia, ha sido fundamental el apoyo de las agencias y la preferencia de los clientes. Antes de la pandemia teníamos cinco vuelos a la semana, hoy estamos operando con uno semanal, saliendo los martes”, anotó, al comentar que en términos económicos las secuelas de la pandemia trascienden en la limitación de las personas de viajar para materializar un sueño o quizás por negocios o ver a sus familiares.

Desde la compañía panameña Copa Airlines indicaron que continúan operando en Bolivia con regularidad. En la actualidad operan 10 frecuencias semanales (un vuelo diario + un vuelo adicional tres veces por semana) desde Santa Cruz de la Sierra hacia Panamá, conectando con más de 40 destinos en América y el Caribe a través del Hub de las Américas.

Copa Airlines reitera su compromiso de seguir fortaleciendo su operación bajo el cumplimiento de todas las medidas de bioseguridad y los lineamientos gubernamentales de los países donde opera” señalaron desde la firma que presta servicios en países de Norteamérica, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe.

Planea reanudar viajes

Desde la aerolínea Avianca afirman que según el plan operativo la compañía el 1 de junio tiene previsto retomar los vuelos en la ruta aérea Bogotá-La Paz y, un día después, en el destino Bogotá-Santa Cruz de la Sierra. En marzo, atribuyendo un ajuste en su red de itinerarios a la realidad operacional actual, suspendió temporalmente varias rutas, entre ellas, Bogotá-La Paz y Bogotá-Santa Cruz de la Sierra, debido a los efectos de la pandemia y las constantes restricciones en distintos países.

El principal efecto de la pandemia en Bolivia fue que tuvieron que reducir la operación y la oferta de conectividad que tenían hacia y desde el país. “Confiamos en que una vez que reanudemos las rutas tengamos una evolución positiva de pasajeros viajando por visita a familiares, turismo o negocios y, en esa medida, podamos seguir incrementando la oferta los próximos meses.
Estamos trabajando para retomar pronto las operaciones en Sudamérica y así volver a conectar el turismo, viajes de negocios y familia” refirieron desde Avianca.

Línea bandera nacional

En el caso de la empresa estatal Boliviana de Aviación (BoA), el gerente general Ronald Casso, expuso que de cada aerolínea tiene rutas, mercados y capacidades propias, por lo que las estrategias para enfrentar las limitaciones de la crisis de salud, son diferentes.

Hizo notar que BoA tiene estrategias para cada ruta internacional que opera que se adecuan a las condiciones de cada mercado. En este momento, según él, tienen una operación restringida, con medidas de control en el caso de Buenos Aires, Sao Paulo y Madrid; sin embargo, expresó que las operaciones a Estados Unidos son relativamente normales. “Se están atendiendo pasajeros en combinación con varias aerolíneas internacionales bajo convenio interlinea”, insinuó Casso.

Según proyecciones de diversos organismos especializados, el ejecutivo de BoA visualiza que la recuperación del mercado aeronáutico a escala nacional e internacional tomará alrededor de 24 meses en retornar a niveles previos a la pandemia. “BoA encara un proceso de rediseño organizacional acorde a los niveles de operación previstos en el mediano plazo (no solo a raíz de la extensión de las restricciones a fin de mes), optimizando sus procesos y costos”, sostuvo Casso.

Condiciones de mercado

En el contexto empresarial, en criterio personal de Raúl Calvimontes, exdirigente nacional de la Cámara Nacional de Operadores de Turismo (Canotur), dijo que entiende a las líneas aéreas porque sabe que las obligaciones y carga social son grandes. “Seguramente por esto se ven obligadas a tomar este tipo de medida (suspender temporalmente sus operaciones desde Bolivia). Como país debemos brindar las condiciones adecuadas y una política de incentivos para atraer líneas aéreas al espectro aeronáutico del país”, dijo.

Según el consultor de planificación aeroportuaria y desarrollo de negocios de aviación, Daniel Navajas, los estudios de organismos especializados en transporte aéreo como la Organización de Aviación civil Internacional (OACI) y la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) , además de estadísticas y proyecciones de demanda, auguran una lenta recuperación de los índices previstos a finales de 2019 e indican que se demorará de tres o cuatro años.

“Varias empresas ven agotados sus fondos de caja y para reactivarse necesitan apoyo económico y una reestructuración administrativa de su operación aérea, restringiendo o disminuyendo la cantidad de destinos o rutas. A esto debe sumarse la decisión de los gobiernos de diferentes países, que limitan el ingreso de persona a sus territorios precautelando la salud de los suyos. La situación está complicada para las aerolíneas y en general para toda la cadena de la industria”, enfatizó Navajas.

Comentarios