Escucha esta nota aquí

Las lluvias caídas en las zonas productoras de Santa Cruz paralizaron la cosecha de verano. Hasta la fecha, la recolección de granos tiene un avance físico de solo un 15%, según productores consultados por EL DEBER.

A este factor se suma la incertidumbre que existe en torno al conflicto, todavía no resuelto, sobre la banda de precios para los productos derivados de la soya como la harina solvente.

Esta regulación hace que los agricultores no reciban un precio justo por su producción pese a que la cotización del grano supera los $us 500 la tonelada.

El gobierno asegura que esta banda garantiza el abastecimiento del mercado interno y la seguridad alimentaria del país.

Lluvias

Isidoro Barrientos, presidente de la Cámara de Pequeños Productores del Oriente Boliviano (Cappo) señaló que, en toda la zona Este, una de las mayores productoras de soya, la cosecha del grano se paralizó desde la anterior semana.

Hasta ahora, la campaña avanzó en un 15% de las más de 500.000 hectáreas correspondiente a los pequeños y medianos productores, detalla el dirigente.

“Estamos en pleno inicio de la cosecha, pero las lluvias no están dejando avanzar. Esperamos que las lluvias calmen y volver a trabajar en unos cuatro días, para entrar con las maquinas en el chaco”, dijo el dirigente.

Las lluvias, según Barrientos, han perjudicado a regiones productivas como Cuatro Cañadas, Pailón, San Julián (municipios de la zona Este) y toda la zona del Norte Integrado.

En todo Santa Cruz existen más de 90.000 productores pequeños y medianos, de los cuales más del 70% se dedican a la producción de soya.

San Julián es uno de los municipios más afectados por el mal tiempo. Hugo Flores, responsable de la filial de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) sostuvo que por el mal tiempo las maquinas no pueden ingresar a los campos.

“Hay mucha lluvia. Estamos preocupados, parte de la soya se está queriendo manchar (arruinar). No se ha podido cosechar casi nada”, explicó.

En la comuna se producen de forma anual más de 150.000 hectáreas de soya, de la cuales solo se cosecharon entre un 15 y 20%.

En total, más de 7.500 productores no pueden retirar su producción de los campos.

Sobre el tema del precio del grano explicó que hasta el momento no existe un acuerdo con las industrias aceiteras.

“No se avanzó nada, aunque algunos (productores) han logrado mejorar un poco los precios”, dijo.

En la zona del Norte Integrado la situación es similar, explicó el presidente de la Filial Norte de Anapo, Eliazer Arellano.

El productor señaló que las lluvias dañaron el 30% de la producción de la oleaginosa. En toda esta región se sembraron 220.000 hectáreas del llamado grano de oro.

“Las máquinas comenzarán a cosechar el 28 de marzo. Las lluvias fregaron los caminos, por eso solo hay un avance de 5%, necesitamos maquinaria para poder canalizar los chacos”, señaló.

Desde Anapo indicaron que la próxima semana se realizará un reporte oficial sobre el estado de la cosecha de verano, una de las principales campañas que tiene el sector productivo en Santa Cruz.

El contexto es adverso para el sector, a las lluvias a comienzo de año, y que aún siguen de forma intermitente, se suma la demanda de mejores precios por su producto, factores que mantienen susceptibles a los soyeros, que tendrán un duro 2021.

Comentarios