Escucha esta nota aquí

Decepcionados, así se sienten los productores de caña de San Buenaventura por la falta de apoyo para ampliar la producción de ese cultivo en el norte de La Paz. Los agricultores indicaron que a más de 10 años de iniciado el proyecto y de cinco de comenzar la producción ven pocos avances en el apoyo que comprometió el Estado para desarrollar la industria cañera en La Paz. Hace meses, el sector planteó al Gobierno que se creen líneas de crédito y hasta un fideicomiso de 30 millones de dólares para alentar la producción.

“El Gobierno central no está apoyando con créditos a las personas que quieren realizar la siembra de caña, ese es el mayor problema que tienen los cañeros en San Buenaventura”, explicó Hipólito Vidaurre, productor cañero de esta zona.

El productor sostuvo que en la zona existen sembradas unas 4.100 hectáreas de caña, pero que no cubre el 100% de lo que necesita la empresa.

“Desde 2017 se están buscando créditos del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) pero las autoridades no apoyaron. Ahora se está tratando de encaminar nuevamente este apoyo con la Federación de Cañeros”, dijo.

El productor sostuvo que las condiciones para el desarrollo de una zona cañera son óptimas, aunque la mayor parte de esa región está rodeada de bosque primario sin cobertura de pasto, y “desmontar tiene un costo elevado”, observó.

En esa línea, Yimmy Aguirre, presidente de la Federación de Cañeros de San Buenaventura, señaló que hace meses plantearon al gobierno del presidente Luis Arce establecer un fideicomiso de hasta 30 millones de dólares para ampliar los cultivos de caña.“Se ha pedido que se cree un fondo para que podamos trabajar. Ojalá se logre este año. Nos sentimos sin apoyo para poder sembrar”, dijo.

Explicó que a mediano plazo se pueden habilitar hasta 8.000 hectáreas de caña para proveer al ingenio. No obstante, también pide que se transparente la capacidad de producción de la factoría.

Sostuvo que la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) trató de acaparar por completo la cadena de producción cañera, pero sin tomar como actor importante a los agricultores.

“Acá, lo que falta es financiamiento. Estamos todo el tiempo solicitando y viendo la forma de sembrar, ahora hay un proyecto para 400 hectáreas. Hemos tenido reuniones con el Gobierno, pero el problema es que no hay financiamiento”, dijo.

Estudio

Daniel Robison, investigador del Cedla, en su trabajo Agroindustria y Amazonía boliviana: El caso de la Empresa Azucarera San Buenaventura, hace notar que después de una gran inversión y esfuerzo entre 2012 y 2019, hay como máximo un 30% de la caña que requiere el ingenio para operar normalmente.

También detalla que no se ha detectado ningún plan, y menos un sistema de monitoreo y evaluación, para garantizar materia prima para el ingenio.

Este ingenio estatal es dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. Así, ayer EL DEBER envió unas preguntas sobre este tema a esa cartera de Estado, pero el equipo de comunicación indicó que respondería en el transcurso de esta semana.

Comentarios