Escucha esta nota aquí

A menos de un mes del plazo establecido en la Ley General del Trabajo para pagar el aguinaldo -en el sector público y privado hasta el 20 de diciembre- el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), actor económico del tejido empresarial del país, propone al Gobierno que consiga un crédito para apalancar el pago del bono navideño en el sector privado -que según la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) es de unos $us 400 millones- vía crédito directo del Banco Unión o del Banco de Desarrollo Productivo (BDP).

Para el gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, el aguinaldo es una conquista social normada que debe pagarse. “Eso nunca estuvo en discusión. La cosa es cómo hacerlo, sin empeorar la delicada situación financiera de las empresas golpeadas por la cuarentena derivada del Covid-19”, anotó.

Con una caída del PIB del 11,11% hasta junio, a juzgar por él, resulta vital apoyar a las empresas generadoras de empleo, siendo que entre el 1 de diciembre de 2020 y el 1 de enero de 2021, deben pagar sueldo de noviembre, aguinaldo, salario de diciembre y prever un sueldo más, para indemnización.

“Los bonos que da el Estado son una dádiva que financia con deuda que pagaremos con impuestos. La propuesta de que el Gobierno consiga un crédito para apalancar el aguinaldo en el sector privado -según la CEPB es de unos $us 400 millones- vía crédito directo del Banco Unión o BDP a tasa cero o concesional. No será un regalo sino un préstamo”, anotó Rodríguez.

Aduce que con los $us 300 millones en aguinaldos del sector público, podrá haber $us 700 millones en poder de la gente, que sumado al Bono contra el Hambre implicaría un verdadero shock de liquidez que hará bien a la economía.

A decir del presidente de la CEPB, Luis Barbery, los empresarios han cumplido siempre con el pago del aguinaldo, que solo es obligatorio para el sector formal, porque en la informalidad, ni el Estado ni la Central Obrera Boliviana (COB) intervienen, exigen o sancionan el incumplimiento y los plazos. “Es importante que frente a una desgracia que afecta a todos, deben encontrarse alternativas para armonizar lo posible con lo obligatorio; lo justo y lo correcto”, dijo.

Barbery cree que el Gobierno debe abrirse a oír y analizar las propuestas planteadas, por separado, por empresas industriales, comerciales, mypes y algunas regiones, que van desde ampliar el plazo, abrir líneas de crédito concesional, pagar una parte en productos nacionales, entre otras opciones”, puntualizó. “La irracionalidad o la intransigencia pueden llevar a situaciones más graves como la pérdida de empleos o el cierre de unidades productivas”, advierte.

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz, Jaime Ascarrunz, cree que se debe autorizar la negociación entre empleadores y trabajadores para acordar el pago en cuotas o con diferimiento para posibilitar el cumplimiento.
También sugiere un préstamo a las empresas en dificultades, a través de la banca con fondo de garantía gubernamental, a una tasa reducida y a un máximo de seis meses.

El titular de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, Javier Bellott, también se inclina por un financiamiento. “El Gobierno debe buscar créditos blandos y con menos requisitos para acceder sin dificultad. Asimismo, pide al Estado cumplir con su parte de agilizar pagos a las empresas y devolución de boletas de garantía para que accedan a líneas de crédito.

Desde la Cámara Nacional de Comercio (CNC-Bolivia), el gerente general Gustavo Jáuregui es partidario de que el Gobierno evalúe la posibilidad de emitir una norma extraordinaria para ayudar a aliviar la iliquidez por la que atraviesan las firmas y coadyuvar con su reactivación, lo que generará mayor equilibrio en las operaciones y mayor sostenibilidad a las mismas.

El gerente general de la CNC habla de un revés del comercio exterior, que en exportaciones de enero a octubre 2020 disminuyó un 27% con respecto al mismo periodo de 2019, lo cual representa una caída de ingresos por ese concepto de un poco más de $us 2.000 millones.

Diferimiento de pago

De acuerdo con el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, el sector industrial manufacturero -por efecto de la pandemia del Covid-19- se encuentra en críticos problemas de iliquidez y en riesgo de insolvencia, razón por la cual registrará serios problemas para honrar el aguinaldo 2020. “Hasta junio de este año, el sector registró una tasa de decrecimiento de su PIB del -12,8%, la mayor en las últimas 4 décadas. En igual periodo, cancelaron su matrícula de comercio un total de 261 industrias. A razón de una industria por día cerró en los primeros nueve meses de 2020”, puntualizó el ejecutivo.

En ese contexto, a nombre de la CNI, Blazicevic sugiere al Gobierno el diferimiento en el pago del aguinaldo para evitar un mayor deterioro del sector empresarial que se encuentra en estado crítico.

Enfoque estatal

La semana pasada, días después de su posesión, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, afirmó que el Gobierno hará cumplir el pago del aguinaldo de Navidad como establece la Ley General del Trabajo.

“Nosotros siempre vamos a hacer cumplir la norma, la normativa dice que hay que pagar los aguinaldos hasta cierta fecha y así será”, indicó Montenegro.

En la capital cruceña, con ocasión del XVI congreso de la COD Santa Cruz, el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, dijo que el tema del pago del aguinaldo está cerrado y no se discute. “Los empresarios deben cumplir con el abono como manda la Ley General del Trabajo”, enfatizó.