Escucha esta nota aquí

Once de los trece colaboradores del exgerente Elio Montes devolvieron, hasta el fin de semana, el dinero que les fue entregado como finiquito tras su salida de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel).

El monto total de ese pago asciende a los 868.998 bolivianos de los cuales se han recuperado más de Bs 600.000, según informó el actual gerente Eddy Luis Franco.

Fue precisamente la autorización para el desembolso de esos recursos, lo que motivó la denuncia del Ministerio de Obras Públicas que calificó esta acción como algo irregular pues no se siguió el procedimiento. Los exfuncionarios tampoco habían cumplido los tres meses de trabajo que establece la ley para acceder a este beneficio.

Según el informe preliminar de Entel, el exgerente manipuló la fecha de ingreso de al menos cinco funcionarios de su confianza para justificar el desembolso.

Franco sin embargo aclaró que algunos han devuelto el total del monto que se les entregó, mientras que hubo casos en el que se hizo un descuento por los días trabajados.

Lo que se observó

El directorio de Entel ya había determinado la salida de Montes y se le emitió una carta para hacerle saber la decisión tomada; pero, horas antes de que se haga oficial la salida, Montes firmó liquidaciones y finiquitos a 13 funcionarios, la mayoría de ellos gerentes, que él había llevado para que sean sus colaboradores más cercanos.

Montes estuvo en el cargo desde el 16 de noviembre y fue cesado el pasado 7 de febrero estando poco más de 80 días al frente de la empresa estatal.

A ese hecho se suma una serie de denuncias por gastos excesivos que incluyen el pago de hoteles cinco estrellas por más de $us 7.900 y viajes aéreos privados para desplazarse dentro del territorio nacional cuyos montos oscilaban entre los 5.000 y 10.000 dólares.

A esto también se suma la compra de celulares por Bs 94.255, aumento de bonos de refrigerio y transporte a funcionarios.

La Fiscalía solicitó la anotación preventiva de los bienes de Montes y la retención de fondos en entidades financieras. El exgerente, que se fue del país al día siguiente de que se hicieran públicas las acusaciones, está detenido en Estados Unidos por un problema migratorio.