Escucha esta nota aquí

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, admitió que algunos empresarios le sugirieron trasladar la planta de amoniaco y urea al departamento de Santa Cruz para que esté en la frontera con Brasil.

Según Zamora, este proyecto de la transformación del gas natural en fertilizante fue un desacierto construir en Bulo Bulo (Cochabamba) debido a que se tiene problemas en la producción, la comercialización y de ubicación por estar a 1.000 kilómetros del mercado externo.

A esto se suma una pérdida millonaria para el Estado y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) por sus permanentes paralizaciones en sus actividades de producción causada por las movilizaciones de sectores sociales.

En la planta de amoniaco y urea se invirtieron más de $us 950 millones en el gobierno de Evo Morales, con una capacidad instalada de 2.100 toneladas métricas de producción.

“Es una sugerencia que nos dieron algunos empresarios y no está en los planes, pero hay el criterio empresarial de que con $us 160 millones se puede trasladar la planta a la frontera con Brasil y después a través de una alianza público – privada la podemos reincorporar en el proceso productivo”, respondió Zamora a una pregunta formulada por EL DEBER.

Sin embargo, el ministro dejó en claro que lo que esté en planes a ser encarado saldrá del resultado de la auditoría y la reingeniería que se realiza en la actualidad.

Agregó que el objetivo es establecer técnicamente que es lo más conveniente hacer con el futuro de esta planta o decidir que continúe en Bulo Bulo mejorando los esquemas de comercialización y los procesos de producción.

Comentarios