Escucha esta nota aquí

Tras el acuerdo con los transportistas, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, aseguró que los seis meses de gracia para el pago de créditos bancarios no ponen en riesgo la liquidez de las entidades financieras.

En este sentido, según la agencia ABI, el ministro sostuvo que en este momento hay la liquidez suficiente y hay mecanismos de inyección de recursos si algún banco tuviese algún tipo de restricción de liquidez.

Sobre el tema, Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), dijo a EL DEBER, que ampliar más lo plazos para dejar de pagar los créditos bancarios diferidos en esta coyuntura económica es delicado, pues a su criterio nadie quiere una crisis financiera en estos momentos.

Villalobos recordó que ya hubo diez meses de postergación en el cobro de los créditos, un monto que sumó los $us 3.800 millones, dinero que, en su criterio, se debe recuperar para reactivar la economía del país.

Para realizar dicha recuperación de la cartera de los créditos, Villalobos explicó que los bancos tienen reuniones con sus clientes y les ofrecen todas las alternativas para reprogramar o refinanciar a los prestatarios que así lo deseen.

Cabe recordar que el Ministerio de Economía y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) fijaron un periodo de gracia de seis meses, sin pago de interés ni capital, por la reprogramación o refinanciamiento de créditos.

Según Montenegro, el volumen de los créditos con saldos pendientes de pago, debido a la crisis por el coronavirus, representan un 11% de la cartera total de deudas bancarias.

La autoridad remarcó que el universo de los deudores está compuesto más por microcréditos, pequeños montos y que el volumen de personas es lo más grande, pero el volumen de cartera es relativamente pequeño, por lo que considera que la liquidez del sistema está garantizada.

"El sistema financiero nacional cuenta con $us 6.828 millones de activos líquidos al 28 de diciembre de 2020, lo que representa un 42,1% de los pasivos de corto plazo, similar al promedio que se maneja a nivel de la región; recursos que permiten a las entidades financieras cumplir con sus obligaciones operativas y financieras de corto plazo", precisó Montenegro.

Comentarios