Escucha esta nota aquí

En la Cumbre para la Reconstrucción Económica y Productiva de Santa Cruz, que busca hacer un diagnóstico de las necesidades económicas del departamento, para luego elaborar las posibles soluciones no participan los principales referentes del sector productivo del departamento.

En el encuentro, que comenzó este viernes y que concluirá mañana (11 de septiembre), no debaten los técnicos de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), ni de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepscz).

Cuando se le consultó a Marcelo Montenegro, ministro de Economía y Finanzas Públicas, en el programa radial de EL DEBER, Influyentes, si estos sectores fueron invitados, sostuvo que el evento es público y todos pueden participar.

Al hacerle notar que estas instituciones son el referente productivo del departamento, Montenegro remarcó que también lo son los pequeños y medianos productores como así también la mypes y pymes y que tienen el derecho de ser escuchados y hacer conocer sus necesidades, ya que -a criterio del ministro- estos sectores anteriormente no fueron tomados en cuenta.

Sobre el tema, Jaime Hernández, gerente general de Anapo, sostuvo que si bien no fueron invitados a esta cumbre, que entienden fue específica de los trabajadores, esperan tener la oportunidad de reunirse con el presidente del Estado para, precisamente, consensuar una agenda productiva que les permita aumentar la producción de alimentos para el país y las exportaciones.

Diversificar las exportaciones

Durante la inauguración del encuentro, Luis Arce, presidente del país, remarcó que urge diversificar la producción cruceña, pues “no todo es soya”.

Al respecto, Hernández remarcó que la soya y sus derivados son unos de los principales productos de exportación por la demanda que existe en el mercado internacional y que a pesar de tener restricciones con cupos de exportación y la falta de acceso a la biotecnología, continúa siendo el principal rubro de exportación no tradicional, a tiempo de estimar que este año se van generar al menos $us 1.200 millones en exportaciones.

“Aclarar que la producción de soya es la base para generar la producción de otros cultivos como el maíz, sorgo, girasol y trigo que se siembra en invierno dentro de un enfoque de rotación de cultivos que practican los productores soyeros”, dijo Hernández.

El dirigente de Anapo puntualizó que para diversificar las exportaciones hay que tener políticas públicas que permitan generar condiciones de mayor productividad y competitividad, además de garantizar el acceso a los mercados externo.

Por ello resaltó que desde hace tiempo vienen planteando que exista una liberación total de las exportaciones, acceso al uso de biotecnología con nuevos eventos de semilla genéticamente mejorada y el mejoramiento de la infraestructura productiva con la concreción de Puerto Busch.

“Como sector productivo en todo momento hemos realizado estos planteamientos precisamente para aumentar la producción, y generar mayores excedentes para las exportaciones. Solo está en manos del Gobierno nacional dar esas condiciones a los productores”, destacó Hernández.

Comentarios