Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía, José Luis Parada, estuvo ayer en EL DEBER Radio. La autoridad respondió a las palabras del exministro del área, Luis Arce, que dijo que el actual Gobierno está accediendo a recursos que eran para enfrentar emergencias o catástrofes en Bolivia.

El expresidente Evo Morales denunció que el actual Gobierno recurrió a un préstamo de Bs 2.600 millones para pagar salarios y el exministro de Economía, Luis Arce, dijo que ese crédito no se firmó en su gestión, como usted informó, ¿quién solicitó el crédito y para qué se usarían los recursos?

Parece que él (Arce) se ha olvidado que los sueldos se pagan con la coparticipación tributaria (impuestos) y el 75% va al Tesoro General del Estado. Las recaudaciones de Aduana e Impuestos, a pesar de todos los problemas que hay, van a permitir cumplir con el presupuesto. El Banco Central y el Ministerio de Economía firmaron en febrero un programa fiscal financiero. ¿Por qué había este programa? Porque cuando vieron que podían faltar los recursos para inversión y para precautelar esa situación, recurrirían a ese crédito, a esos Bs 2.600 millones. El tweet del expresidente Morales demuestra que no estaba muy bien enterado del manejo económico en su gestión.

¿De qué manera se va a resolver el tema del déficit fiscal?

Lo que se tiene que hacer, en primer lugar, es liberar la economía. Bolivia tiene un gran potencial para producir. Por lo tanto, nosotros consideramos que se realizarán inversiones más efectivas. Por ejemplo, vamos a reconducir el tema de la urea y del amoniaco para tener excedentes, porque estaba muy mal manejado, así como proyectos de energía. Vamos a ver cómo generar nuevos ingresos. Vamos a encarar esos temas de forma progresiva. Lo que (el anterior Gobierno) hacía era un despilfarro, una gestión política que no se preocupaba de la gestión económica. Este año ya comenzamos a frenar ese deterioro.

Veremos los nuevos ingresos y nuevos proyectos de impacto. Hay que comenzar también a trabajar en el tema del litio, pero hay que hablarlo primero con los potosinos. Es una inversión de más de $us 2.000 millones que podría generar entre $us 1.000 millones y $us 1.200 millones. Creo que es un esfuerzo muy grande el que estamos haciendo en el tema de contención y para dejar toda la información posible y políticas de Estado que se tienen que aplicar después por el nuevo gobierno elegido democráticamente, a través de elecciones transparentes.

Después de haber tenido un gobierno que hacia control de precios y limitaba las exportaciones, ¿permitir que todo se rija por la libre economía representa de alguna manera un cambio de modelo?

Si analizamos cómo funciona la economía de Alemania y otros países desarrollados, por ejemplo, vemos que tienen un Estado fuerte que también genera incentivos. Para que la gente pague impuestos hay que generar incentivos. Si no hay incentivos, la economía tiende irse hacia abajo. Eso lo tiene que definir el futuro gobierno que venga, pero consideramos que no podemos ir en contra ruta con el mundo globalizado. Hoy se negocia por la web, todo tipo de transacciones se realizan de forma digital. Por otra parte, si nos ponemos a pensar en que el Producto Interno Bruto que generan estas tres empresas: Google, Amazon y Apple, es el producto interno bruto de 80 países, entonces, cómo vamos a comenzar a establecer la implementación de la política del conocimiento. Cuando se le preguntaba al exministro de Educación de Bolivia por qué no utilizaba la evaluación Pisa, este decía que eso era para los gobiernos neoliberales. Si la educación no comienza a cambiar y no tenemos acceso a lo que es el conocimiento y sobre todo a nuevas políticas que nos permitan un acceso al nivel de conocimiento y desarrollo tecnológico, vamos a terminar rezagados; no podemos mirar por el espejo retrovisor 500 años atrás qué sucedió, hay que mirar 20 años para adelante para ver cómo desarrollamos el país. Bolivia tiene mucho potencial tan solo Santa Cruz tiene 40% de utilización de su territorio en el potencial productivo que tiene. Todavía tenemos mucho que hacer, se está trabajando con el mercado chino y el mercado estadounidense. Ahora, con la apertura de relaciones con EEUU, que se están abriendo, también vamos a ver la posibilidad de tener aranceles preferenciales, que los podemos tener. Todas esas cosas se tienen que despolitizar, así como el comercio internacional y de toda la gestión económica.

En lo que respecta a materia económica, ¿cómo acabará este año?,¿cuáles son sus perspectivas para el 2020?

El tema inflacionario debido a los atentados que bordean el terrorismo, ya que volaron ductos y cortaron el acceso a la comida, se ha disparado. De todos modos, no creo que sea alta porque hay harta producción en Bolivia. Subieron los precios, pero no de forma dramática. Vamos a tratar de mantener baja la inflación. Además, estamos analizando el tema del crecimiento, que creemos que bajará un poco impactado también por el contexto internacional. Consideró que el tema económico está casi controlado y queremos incentivarlo. El próximo año hay que seguir normal. Como Gobierno de transición garantizaremos el tipo de cambio y el pago de bonos. El despilfarro se ajustará sin afectar a la población.