Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Hidrocarburos sugiere una nueva legislación, cambios en el sistema impositivo y en la relación con las empresas petroleras para impulsar las inversiones en el sector.

Al momento de presentar la Agenda de Reactivación Hidrocarburífera de Bolivia, Víctor Hugo Zamora, ministro de Hidrocarburos, dijo que, de manera fácil, en el documento explica cómo dejaron el sector (el anterior Gobierno), pero además una estrategia de desarrollo a futuro; es decir, las inversiones que deben ser prioritarias, entre ellas la legislación que es urgente, el aspecto impositivo y la nueva relación con los operadores, quienes deben constituirse en socios en las inversiones. 

“Si Bolivia no cambia el destino de los recursos que van a la explotación y que se dirijan a la exploración para conseguir nuevas reservas, el futuro de los hidrocarburos es muy complicado”, precisó.

Zamora sostuvo que dejan criterios sólidos sobre lo que se debe hacer con respecto a un sector que debe ser tomado muy en cuenta por la próxima gestión de Gobierno. "Tuvimos cuestionamientos que estamos en condiciones de aclarar, y las empresas estratégicas subsidiarias las recibimos completamente abandonadas como la Empresa de Industrialización de Hidrocarburos", explicó.

Asimismo, en la agenda brindan lineamientos sobre cómo reactivar la planta de amoniaco y urea en Bulo Bulo y los puntos críticos, puestos en la luz de la opinión pública -señala- para que la gente conozca y la autoridades que vienen puedan revisar y tener un texto que marque una agenda y les permita ver por dónde dirigirse en el área de hidrocarburos.

Consultado sobre las inversiones que se deben hacer, señaló que en el documento se evidencia que se destinaron más de $us 50 millones en oficinas y solo $us 30 millones en almacenamiento de combustibles, lo que debería ser a la inversa. "Nos falta espacio para almacenar, pero tenemos oficinas cómodas", sostuvo. En este sentido, Zamora considera que se podía revertir, así como también convertirse en un país que brinde servicios de ductos a países vecinos, pero no se hizo. 

Acerca de una denuncia penal en su contra por suspender las operaciones de la planta de Bulo Bulo, señaló que es falso porque asumió el 14 de noviembre de 2019 y la planta estuvo parada desde el 7 de noviembre (como se recordará, un ducto de la zona sufrió una explosión, atribuida a afines al MAS).

La autoridad hizo énfasis en que entraron con la misión de restablecer la democracia en Bolivia y entregar un Estado de manera ordenada y expedita para que quienes llegan a hacerse cargo lleven adelante un trabajo de manera eficiente y más fácil.

“Esta gestión fue como nadar en un turbión y solo interesaba llegar a la otra orilla. Hoy entregamos democracia e institucionalidad”, sostuvo Zamora a tiempo de pedir perdón por los errores que se hubieran cometido.