Escucha esta nota aquí

La creación de reservas adicionales por la pandemia de coronavirus y las previsiones macroeconómicas mermaron la rentabilidad de las entidades financieras en América Latina, según un informe elaborado por la agencia de calificación Moody's y difundido por Europa Press.

El texto señala que los resultados de los mayores bancos de Brasil, Chile, Colombia, México y Perú experimentaron trayectorias similares, dadas las provisiones contempladas ante la propagación del brote vírico.

Estas reservas implicaron una reducción del beneficio neto de las entidades de hasta 20 puntos base, según explica la agencia, aunque la disminución de las ganancias se compensó parcialmente con los beneficios reportados de la compraventa de productos financieros y la eficiencia de los costes operativos.

Por su lado, los márgenes de interés neto también cayeron en línea con la coyuntura económica hacia carteras de menor riesgo. En tanto, los beneficios procedentes por comisiones bajaron en la mayoría de los casos, en línea con los menores volúmenes de negocio.

Moody's agrega que, aunque todavía no se conocen los impactos en la calidad de los activos de los bancos, se observará el deterioro cuando terminen los plazos de gracia concedidos a los usuarios, puesto que, si bien el aplazamiento de pagos dio "respiro" a los deudores, conforme expiren dichos aplazamientos se revelará la calidad de los activos.

Asimismo, el texto advierte de que una prolongación de las medidas de confinamiento pesará sobre la recuperación económica, que de por sí es lenta, y las reservas podrían ser insuficientes ante el deterioro esperado. No obstante, la calidad de activos se ha beneficiado por el crecimiento hacia la concesión de créditos corporativos e hipotecarios de menor riesgo.

La firma indica que, aunque los reguladores de América Latina no han prohibido los pagos de dividendos, los bancos en general han disminuido dichos pagos con tal de prepararse para los efectos de la pandemia.

Finalmente, los depósitos han crecido más que los créditos durante el trimestre, con lo cual se favorece la mayor retención de activos líquidos, mientras que la financiación con depósitos aumentó en línea con la limitada actividad de negocio en general.