Escucha esta nota aquí

El movimiento de carga por el puerto peruano de Matarani registró un crecimiento de un 25%, entre enero y agosto de este año, respecto a similar periodo del 2020, consolidando la reactivación de esa terminal, según datos proporcionados por la estatal estratégica Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B), afirma un reporte de la agencia ABI.

Citado en una nota institucional, el gerente ejecutivo de la ASP-B, Dante Justiniano, explicó que esa cifra evidencia la recuperación del comercio exterior favorable para el país y fundamentalmente por los puertos peruanos como Ilo y Matarani.

El reporte detalla que, por el puerto del sur peruano, la ASP-B y la operadora privada peruana Tisur, movilizaron 100.331 toneladas de carga entre enero y agosto de este 2021. En cambio, en el mismo periodo del 2020, entre ambos administraron 80.092 toneladas. Con estos datos se determina un crecimiento de 20.239 toneladas, equivalente al 25%.

Justiniano destacó este aumento del flujo de carga por ese puerto peruano y consideró que este movimiento es muestra de la reactivación del comercio exterior.

Según Justiniano, esta estrategia consolida el comercio exterior por Matarani con subida de movimientos de carga boliviana en 2021 respecto al año pasado, y un importante movimiento de carga de contenedores.

El país intensificó el comercio exterior por los puertos peruanos de Ilo, con el objetivo de reafirmar como atracaderos alternativos a sus exportaciones e importaciones, luego de la caída en 2020 por la pandemia del Covid-19 y la crisis política y económica.

El transporte de carga en tránsito a Bolivia a través de este puerto aumentó de forma considerable en volumen desde enero de esta gestión como consecuencia de la reactivación del comercio exterior.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, explicó que en estos momentos es fundamental profundizar el proceso dinamizador del comercio exterior boliviano orientado a coadyuvar la reactivación económica y productiva.

Reconoció que la alternativa de tener a otros puertos peruanos como un desembarcadero de salida y entrada de mercadería, ayuda a los empresarios bolivianos a tener una mejor opción de negociación, frente a los puertos chilenos, de los cuales dependen una gran cantidad de productos del comercio exterior boliviano.

Sobre la estrategia que se debe encarar para que los puertos peruanos como Ilo y Matarani sean una verdadera alternativa respecto a los puertos chilenos, Rodríguez enfatizó que es una necesidad imperiosa ofrecer a los operadores económicos de Bolivia igual o mejores condiciones que los puertos chilenos, por los que se mueve más del 70% el comercio exterior boliviano.

Comentarios