Escucha esta nota aquí

Impotencia y desesperación. Así, con estas palabras, los representantes de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) Bolivia comunicaron la decisión asumida por los alcaldes de abandonar las mesas técnicas y el diálogo con el Gobierno tras no llegar a ningún acuerdo con los interlocutores de la administración central. Al cabo de la cita, revelaron que el monto de iliquidez global de los muncipios es de Bs 1.100 millones.  

A decir del presidente de la FAM Bolivia, Álvaro Ruiz, lamentablemente los interlocutores enviados por el Gobierno no tienen la capacidad de decisión y lo único que ofrecen es prepotencia y no soluciones a sus problemas. En ese marco, dijo que la dirigencia abandona las mesas técnicas y no retomará el diálogo si no participan la presidenta Jeanine Áñez y los ministros del área económica.

Rocío Molina, presidenta de la Asociación de Municipios de Bolivia (AMB), indicó que las entidades territoriales autónomas afrontan una crisis municipal nunca antes vista y que el nivel de iliquidez impide el pago de gastos de funcionamiento y de salarios a los médicos, enfermeras y personal en primera línea que cumplen tareas específicas en la lucha contra el Covid-19.

Aludió que en los municipios, los hospitales no cuentan con equipamiento, insumos y pruebas de detección del virus y que los pobladores se están muriendo en las ciudades capitales,  “los alcaldes nos vemos en la impotencia porque el Gobierno no está honrando su palabra. Ellos dicen que la salud es lo primero y no tenemos recursos ni para sostener la gestión, peor para combatir la pandemia”, exclamó.

Molina lamentó la incapacidad de los viceministros y técnicos que no asumieron decisiones para inyectar recursos para enfrentar la pandemia y sostener la gestión en los municipios. “Tenemos un monto de iliquidez de más de Bs 1.100 millones y no estamos pudiendo afrontar la gestión y ahora tenemos la pandemia que se está cobrando la vida de nuestra gente”, sostuvo, al instar al Gobierno a solucionar la crisis de salud y económica que enfrentan los municipios.

En criterio del presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), Moisés Salces, los resultados de la reunión rebasan la impotencia. “Entendemos la situación, pero necesitamos llevar respuestas a nuestros pueblos. Llevamos más de tres meses rogando, con cartas, que nos ayuden a enfrentar la emergencia. Los infectados y muertos son cada vez más. A la presidenta, como a toda mamá, le pedimos que atienda a los alcaldes. No tenemos ni recursos para comprar los cajones para nuestros muertos por Covid. Nos nos discriminen por ser provincianos, estamos al borde de la desesperación”, manifestó Salces. (17 JUN 2020)