Escucha esta nota aquí

Widen Vaca, uno de los principales procesados por la millonaria estafa agravada cometida contra la Cooperativa de Telecomunicaciones Santa Cruz (Cotas), seguirá detenido en la cárcel de Palmasola, después de que las autoridades judiciales le negaran el cese de la detención preventiva y no aceptarán su argumento para conseguir la libertad condicional.

Es más, el procesado ha visto engrosar su lista de acusaciones. La justicia también lo investigará por enriquecimiento ilícito y legitimación de ganancias ilícitas, delitos que se extenderán a otros seis implicados en el Caso Cotas y a terceras personas (con libertad condicional y cuya apelación está pendiente) que de alguna manera se beneficiaron con los $us 7,7 millones desaparecidos, según el abogado de Cotas, Jaime Soliz.

Vaca, supuestamente, padece de asma, pero no probó esta afección al no presentar documentos legalizados y certificados médicos correspondientes. A criterio de Soliz, el acusado quiso aprovechar la emergencia sanitaria para defenderse en libertad, pero no lo consiguió.

La defensa de Vaca sostuvo en la audiencia que el acusado cumplía con los requisitos para defenderse en libertad. En su exposición, tanto el Ministerio Público como los abogados de Cotas, desvirtuaron esos argumentos y más bien plantearon añadir delitos de legitimación de ganancias ilícitas, en contra de Vaca y de otros investigados.

El imputado era el dueño de la empresa proveedora de equipos electrónicos, Media Market, desde donde, en confabulación con el director del programa Cotas en Cuotas, Hubert Gil, consiguió que la cooperativa pague la millonaria suma entre 2017 y 2018 por televisores solicitados, según las investigaciones realizadas.

Soliz manifestó que “quedó plenamente sentado que no corresponde que esta persona se beneficie con la libertad, toda vez que existen más de 120.000 socios de Cotas que están esperando que se recupere el dinero de la entidad".

Comentarios