Escucha esta nota aquí

En el negocio de la venta de prendas, la producción nacional a menor escala debe competir con dos frentes: la ropa usada y la que se importa desde China, por ello, Susana Cadenas, gerenta de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Santa Cruz (Cadepia) brindó algunas pistas para que usted si está interesado en instalar un taller textil tome en cuenta ciertos consejos y así no quebrar y perder su inversión.

1
No apueste por una oferta sin personalidad
Si va a entrar al mercado de la ropa, el primer error que debe evitar es el de querer competir ofreciendo cantidad y modelos similares a los que existen y especular que al venderlos a un menor costo, tendrá una importante demanda y una clientela fiel. Ese es un error muy común entre los emprendedores que apuestan todas sus fichas al tema de los costos.

2
Capte nuevos diseños.
Anímese a ser diferente Un plus que le puede dar a sus productos es el trabajo en diseños diferentes. Con colores nuevos que la ropa usada o las prendas chinas no contemplan. Debe buscar un público diferente que valore la calidad y no tanto el menor precio. Por eso es importante realizar un breve estudio de mercado, ver las necesidades de los clientes y apostar por ser innovador y no rutinario.

3
Ofrecer prendas para actividades especiales
Otro camino para poder estar en el mercado interno es lograr acuerdos con empresas, hospitales, colegios, bancos y otras entidades que necesiten algún tipo de ropa para trabajo (uniforme), para ser un proveedor. En este punto la puntualidad y la calidad son determinantes para que el cliente se encuentre conforme y cada año vuelva a renovar el contrato.

Una terminación fina, una tela de calidad y colores modernos pueden hacer la diferencia entre lo oferta nacional y aquella que entra de contrabando o la que es importada de China.

4
La unión hace la fuerza
Otro consejo de Cadepia es que de arranque los emprendedores no busquen grandes contratos donde en poco tiempo tengan que entregar miles de prendas. Es un riesgo innecesario que se debe evitar. Por ello es importante que emprendedores de distintos lugares, pero con un criterio de la ropa urbana y la de trabajo, se unan para poder responder a la demanda local y cumplir en los términos establecidos.

5
Busque un mercado más segmentado y puntual
La necesidad de cubrir la demanda del mercado hace que muchos emprendedores traten de abarcarlo todo. Eso es un error, pues muchas veces la logística y la infraestructura de los empresarios nacionales se ven superadas por la competencia extranjera, por lo que es importante pensar en el mercado como un rompecabezas, con públicos diferentes, en donde un segmento de clientes bien atendidos puede hacer la diferencia y generar buenos ingresos.

6
Una actividad que requiere una baja inversión
En principio, instalar un taller requiere de una máquina doméstica o industrial que usada no supera los $us 300, luego se debe contar con tela, implementos de medición y corte, hilos y otros accesorios, por lo que de acuerdo con los cálculos de Cadepia, para entrar en esta actividad cómo mínimo se necesitan $us 1.000.

7
Capacitación, más allá de la experiencia empírica
Desde Cadepia indicaron que la mano de obra nacional en el área textil se caracteriza por tener una experiencia empírica, más que académica. Sin embargo, esta característica de ninguna manera atenta contra la calidad de las prendas que confeccionan, aunque hay cierta limitación en la incorporación de nuevos diseños, colores y cortes.

Por lo que a criterio de Cadenas, es importante que los emprendedores se animen a realizar distintos cursos que les permita actualizar sus conocimientos, reforzar algunos e incorporar otros, pues para estar a la altura de las ‘grandes ligas’ ya no alcanza con tener vocación y mucha práctica, hace falta mayores conocimientos que permitan innovar