Escucha esta nota aquí

Los centros de remate se reinventan en tiempos de pandemia de Covid-19 y apuestan por subastas virtuales de ganado comercial y animales de pista que corresponden a hatos de predios y cabañas pecuarias de Santa Cruz y de Beni.

Así, El Rodeo es una de las iniciativas empresariales que brinda el servicio de venta de ganado a través del canal virtual. A decir del gerente general de la empresa, Miguel Rueda, en 2013 nació la idea de esta actividad y en 2014 se realizaron 10 remates virtuales que no tuvieron el éxito esperado.

Este año, dijo que retomaron nuevamente el proyecto inicial a causa de la pandemia y a pedido de los ganaderos para poder comercializar sus animales y no parar al sector productivo.

De junio a noviembre, el ejecutivo afirmó que han realizado 31 remate virtuales, los cuales han superado las expectativas tanto de los compradores como de los vendedores. Anotó que una de las ventajas de este modo de venta de ganado es que se puede transmitir a través de internet y llegar a todos los rincones del país. “Tenemos la certeza de que los remates virtuales seguirán creciendo. Esta forma de comercialización llegó para quedarse y es parte de la nueva normalidad”, señaló Rueda.

El Rodeo, según su gerente general, realiza remates comerciales y de ganado de pista. Aseguró que realizaron 21 subastas comerciales todos los martes consecutivamente a través de la página de Facebook El Rodeo, del que han participado ganaderos con animales comerciales de Santa Cruz y Beni.

Asimismo, dijo que ejecutaron 10 remates virtuales de genética para haciendas ganaderas de Santa Cruz y Beni, que anualmente ofrecían sus ejemplares ‘top’ de pista en las subastas que cada año se programaban en el marco de la feria Expocruz, y que este año no se llevó a cabo por la crisis sanitaria y la pandemia del Covid-19.

Desde el centro de remate Fercogan, el gerente general Rodrigo Suárez, refirió que la filosofía de la empresa durante la pandemia fue ‘Fortalecernos, adaptarnos y avanzar...’ y con esos pilares emprendieron el proceso de reinventarse. “En ese camino vimos que nuestros clientes se adaptaron de forma natural a los remates virtuales y a la nueva realidad y nos acompañaron muy bien en el proceso”, expresó.

Suárez anotó que una vez cumplieron con todas las normas de bioseguridad exigidas por la Alcaldía empezaron, desde el primer día, con los remates virtuales, y “creo que nuestra experiencia y vocación de servicio colmaron las expectativas de los clientes”, dijo.

Fercogan realiza remates de ganado para faena, para cría, recría, engorde y subastas élite para cabañas. “Somos un eslabón en la cadena productiva de la carne y el mundo de la genética”, dijo Suárez.

En la otra vereda

Desde la perspectiva del empresario ganadero y propietario de la cabaña Nelorí, Luis Saavedra Bruno, los centros de remate de ganado cumplen una función importante en la comercialización de ganado.

A su criterio, los remates virtuales son una alternativa para el cabañero durante la pandemia. “Es un nuevo sistema de negocio que permite llegar a un mayor número de ganaderos que en los remates presenciales”, subrayó.

En criterio de Fernando Baldomar, gerente general de la Asociación Boliviana de Criadores de Cebú (Asocebú), el sector ganadero nacional, particularmente de Santa Cruz, se ha adecuado muy bien al sistema de comercialización online. Sostuvo que los remates virtuales han sido importantes para el sector que comercializa ganado de cría, engorde y que va a matadero, como también para el cabañero que produce genética y ganado puro. 

“El negocio virtual de ganado genera ahorro porque no hay costo en traslado de animales, optimiza la eficiencia en tiempo para el comprador y amplía el universo de compradores”, apuntó Baldomar, al hacer saber que cabañeros de Santa Cruz, a través de las subastas virtuales, han potenciado su cartera de clientes con ganaderos de Ixiamas (La Paz), de Yapacaní (norte de Santa Cruz) y de poblaciones de Beni y del Chaco boliviano.

Baldomar relievó la fortaleza técnica y asesoramiento de Asocebú que, en el caso del ganado puro, garantiza el registro genealógico y la calidad genética de los animales. De julio a octubre, según el registro de la organización pecuaria, se comercializaron 711 reproductores en 12 remates virtuales.

Experiencia en Beni

Desde la Federación de Ganaderos del Beni (Fegabeni), el tesorero Herlan Ojopi, señaló que los remates virtuales se han convertido en una herramienta esencial para el productor y el comprador, dado que desde la comodidad de su casa o estancia puede comprar o vender ganado “Era el eslabón que faltaba en el sector”, mencionó.