El sector sostendrá otras reuniones la próxima semana y espera alcanzar una solución hasta el jueves, de lo contrario, amenazan con retomar el alza del precio, que, inicialmente, habían anunciado que comenzaría desde este lunes

2 de julio de 2022, 21:30 PM
2 de julio de 2022, 21:30 PM

Tras una reunión sostenida este sábado entre la Federación de Panaderos de Santa Cruz con el Viceministerio de Comercio Interior, Grover Lacoa, el sector de los panificadores determinó ingresar a un cuarto intermedio hasta el jueves de la próxima semana.

Los panificadores de Santa Cruz habían anunciado que desde el lunes incrementarían el precio del pan de Bs 0,50 a 0,80 por unidad, medida tomada para compensar el aumento de los costos de los insumos, especialmente de la harina de trigo.

La determinación quedó en suspenso luego de la intervención de Lacoa, que afirmó que ayudaría a tratar de flexibilizar los requisitos para acceder a la harina subvencionada por la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa).

Los productores locales ven con buenos ojos esta intervención del viceministro, ya que les da esperanza de que se flexibilicen los requisitos que el sector considera imposibles de cumplir, como tener mesas forradas.

Emapa proponía entregar cuatro quintales por cada panificadora, una cantidad que, en un principio, consideraban insuficiente por eso seguían adelante con las medidas.

El cuarto intermedio que se ha dado ahora, les permitirá socializar los puntos que exigen en una reunión que ha sido fijada con el viceministro para el martes.

Abigail Escóbar, presidenta de la Federación de Panaderos de Santa Cruz, aclaró que la situación de los panificadores locales es diferente a la de los otros departamentos.

“En Cochabamba han anunciado subida de precios, sin embargo, allá tienen la harina subvencionada, se sienten afectados, a pesar de que cuentan con ese beneficio. Entonces, ¿qué se puede decir de nosotros?, acá no estamos siendo escuchados por ninguna autoridad local”, expresó. 

Acerca de la decisión de los panificadores de otros departamentos, como Chuquisaca, que han decidido reducir el peso del pan de batalla de 50 y 60 a 40 gramos, Escóbar considera que es una alternativa válida para ellos, pero que no ve factible en Santa Cruz.

“Somos conscientes de que no es una solución al problema. Tampoco podemos brindar a la población un pan demasiado pequeño. Ya se llegó a un límite en ese aspecto, es por eso que se vio como única alternativa la subida de precios”, dijo

“Hay que tomar en cuenta que no solo se habla de la harina, el problema va más allá. Si bien es cierto que se constituye en un 70% o en el 80% de la materia prima del pan, pero no es la totalidad del producto, ya que los otros insumos también están sumamente elevados”, concluyó Escóbar.