Escucha esta nota aquí

Por Ximena Gutiérrez

El presidente de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduana (CNDA), Antonio Rocha, explicó que, si bien es difícil medir el ahorro en términos absolutos de las empresas por utilizar el ferrocarril Arica-La Paz, la suspensión de este servicio retrasará las mejoras que podían aplicarse al descongestionamiento portuario en Arica por temporadas, lo que incide directamente en un ahorro al consumidor final y a  los exportadores.

Rocha explicó que el congestionamiento que se produce por temporadas en el puerto, debido a su ubicación oceánica, hace que sus almacenes se saturen con carga, impidiendo el flujo de salida y entrada de productos. 

Los camiones varados con sus cargamentos tampoco pueden atender esta necesidad, por lo que el tren permitiría la entrega de la carga en los tiempos establecidos a su destino final.

En estos casos, con el transporte ferroviario los insumos importados llegarían de forma más rápida y más barata para el consumidor en el país. Mientras que para el exportador significaría que su producto pueda competir de mejor forma en el mercado internacional, al abaratarse el costo de la logística.

“Todas las limitaciones influyen, cuando se congestiona el puerto y no se tiene suficientes camiones, la carga se retrasa; y si se tuviera más camiones, podría alivianarse,  pero la congestión igual produce un caos. El ferrocarril ayudaría a descongestionar y permitirá las salidas de carga en gran volumen”, detalló Rocha.

En ese sentido, lamentó la suspensión de las pruebas técnicas del tramo ferroviario Arica- La Paz, pues en este periodo debía evaluarse este tipo de transporte en términos de costo y logística apostando a mejorar su eficiencia. 

El costo del transporte ferroviario es entre un 40 y 50% más barato por tonelada/ kilómetro de recorrido en relación al transporte por carretera, que influye en su capacidad de arrastre y movilización de carga y gran volumen.

Sin embargo,  sus desventajas están relacionadas con el tiempo de tránsito, el manipuleo y mayor riesgo que este manejo incide en el costo. “Con el ferrocarril el tiempo de transporte es mayor, pues es una logística más pesada y lenta. Además requiere de más trasbordo y manipuleo de carga y esto puede encarecerse, además representa cierto riesgo para la carga por la manipulación y movimiento”, apuntó el funcionario.

En el caso del transporte de la carga en camión tiene una desventaja y es el precio, pues resulta más caro; sin embargo, permite transportar los productos de forma más rápida, ahorrando tiempo y facilitando el depósito de la entrega desde el barco hasta el almacén del comprador. “Un camión que llega entre 48 y 72 horas desde el puerto hasta el almacén no tiene precio, ahorra tiempo, eso es importante”, subrayó Rocha

El pasado 14 de mayo tras una reunión con el transporte pesado, se ratificó que la empresa Ferroviaria Andina S.A. suspenderá las pruebas piloto del ferrocarril Arica-La Paz. Con esta decisión, el sector del transporte pesado suspendió los bloqueos de rutas en el país.   

Comentarios