Escucha esta nota aquí

Netflix, HBO y demás plataformas de video bajo demanda tendrán que financiar el cine europeo aportando parte de sus ingresos. Así lo recoge el Anteproyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual presentado hoy por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales. El borrador se publicará próximamente y la audiencia pública estará abierta hasta el jueves, 3 de diciembres, reportó el portal Xataka.

Mediante este anteproyecto de ley, el Gobierno busca equiparar las obligaciones al respecto de la promoción del cine europeo de las plataformas VOD con las que ya pesan sobre las cadenas de televisión. Eso incluye, principalmente, ofrecer un 30% de obras audiovisuales europeas en el catálogo y aportar parte de sus ingresos a la financiación de dichas obras o al Fondo de Protección de la Cinematografía.

Según han explicado desde Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, los catálogos de las plataformas de video bajo demanda tendrán que tener al menos un 30% de obras europeas. De ese 30%, un 50%, es decir, la mitad, deben ser en lenguas españolas. La ley se aplicará a todos los prestadores de servicios de comunicación audiovisual que operen en España como ya se aplica a las televisiones nacionales.

En cuanto a la financiación del cine europeo, las plataformas tendrán que aportar un determinado porcentaje de sus ingresos generados en España. Eso es un tema controvertido. Netflix, por ejemplo, tiene en España dos sociedades, Los Gatos Servicios de Transmisión España y Los Gatos Entretenimiento (ambas fundadas en 2018). Estas publicaron unos ingresos de $us 641.179 en 2019, mientras que Netflix ingresó $us 6.530,54 millones en Holanda. De cara a comprobar los ingresos generados en España, las plataformas no solo se tendrán que registrar, sino que la CNMC podrá solicitarles información.

La aportación dependerá de los ingresos generados en España: si es superior a $us 59 millones la plataforma tendrá que destinar el 5% de ingresos a financiar obra audiovisual europea o al Fondo de Protección de la Cinematografía. De ese 5%, el 70% se tendrá que destinar a obras independientes, y de ese 70% el 40% a obras independientes en cualquiera de las lenguas oficiales de España.