Escucha esta nota aquí

En la Villa Imperial, un nuevo paro cívico tomará cuerpo este lunes 11 de octubre, en la que se espera que el grueso de las diferentes instituciones de la sociedad civil responda al llamado del Comité Cívico Potosinista (Comcipo).

Nelson Gutiérrez, vicepresidente de Comcipo, explicó que esta medida de protesta busca hacer notar al Gobierno central que se deben terminar con las persecuciones políticas en los ámbitos departamentales y municipales.

Gutiérrez sostuvo que el paro cívico, por 24 horas, empieza a las ocho de la mañana de este lunes y que ya se tiene planificado el tema de los cortes de calles, pues la idea es que el paro sea contundente en la ciudad.

El cívico explicó que, durante la jornada del paro no se abrirán los mercados, tampoco los centros comerciales del centro de la ciudad, mientras que las clases en los niveles primaria y secundaria también se van a suspender.

Lo que sí está garantizada es la atención en los diferentes hospitales y clínicas de la ciudad, en particular el área de emergencia.

Gutiérrez detalló que alrededor de las 14:00 se realizará una gran marcha multisectorial, que partirá de la plaza El Minero para concluir en la Plaza 10 de Noviembre.

Mirtha Guzmán, presidenta del Concejo Municipal de Potosí, fue tajante e indicó que dicha institución apoyará el paro cívico, pues considera que, además del rechazo a las persecuciones políticas, el paro busca hacer notar la falta de respuesta a las diferentes demandas sectoriales de los potosinos.

Al respecto, Jorge Rasguido, secretario ejecutivo de los Maestros Urbanos de Secundaria de Potosí, dijo que el sector por estar afiliados a Comcipo va a apoyar la medida de presión, pues considera que es una obligación moral salir a las calles y expresar el malestar de la sociedad potosina a las diferentes autoridades departamentales y nacionales por el incumplimiento de varios temas.

Rasguido sostuvo que los temas aún no resueltos son el del litio, el pleno funcionamiento del aeropuerto de Potosí, la fábrica de cemento y la preservación del Cerro Rico.

“Lamentamos la politización de Comcipo que se ha vuelto un botín político de la derecha y por ello no defiende el grueso de los intereses de los potosinos. Apoyamos el paro cívico, pero se debe hacer notar lo otro”, sostuvo Rasguido.

El que muestra un comportamiento ‘tibio’ es el excívico Jhonny Llally, ahora alcalde de la ciudad potosina, que remarcó que el municipio está compuesto por diferentes unidades y estas indicaron que se sumaran al paro, pero que él personalmente seguirá con sus actividades, pues no es necesario parar para apoyar una medida de presión.

Los que rechazan el paro

Rómer Gutiérrez, gerente general de la Federación de Empresarios Privados de Potosí (FEPP), sostuvo que la premisa del sector es apostar por la reactivación económica de la ciudad y del resto del departamento, por ello están trabajando para realizar la Feria Internacional Potosí-Bolivia, del 5 al 14 de noviembre, por lo que no acatarán el paro.

“Ya es momento de cambiar las estrategias de protesta y no solo pensar en parar. Se necesita trabajar, dialogar y presentar propuestas claras”, subrayó Gutiérrez.

En el ámbito minero, que se encuentra dividido, el panorama es el siguiente, un sector trabajará de manera normal en la base y el interior del Cerro Rico.

Así, el titular de uno de los directorios de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin), Óscar Astoriaque, aclaró que no van acatar el paro cívico y que las actividades serán normales.

Comentarios