Escucha esta nota aquí

A dos meses de la cuarentena, el 40% de las 115 las granjas formales que operan en Santa Cruz decidieron cerrar por la abrupta caída de la demanda de carne cerdo que también ocasionó la caid del precio del kilo vivo a Bs 10, 50 en la actualidad. La situación es dramática, indicaron desde la Asociación Departamental de Porcicultores (Adepor).

La reapertura de los restaurantes no aplacó los efectos generados por la cuarentena que rige en el país, desde el 22 de marzo, tras registrarse los primeros casos de coronavirus.

El aislamiento, hizo que varios animales que tenían que ser faenados se acumulen en las granjas y detengan la producción del sector. En total, 45.000 cerdos se quedaron en los centros de producción de Santa Cruz, región que abastece del 80% de la proteína animal en todo el país.

Uno de los principales mercados para los porcicultores son los restaurantes que, si bien abrieron, no pudieron absorber el volumen necesario para dejar una mayor liquidez para los criadores.

Henry Chávez, gerente general de Adepor, explicó que la situación es anormal y crítica. Es más, aseguró que debido a este panorama el 40% de sus 115 afiliados han decidido cerrar sus granjas de producción ante la caída de los precios y los altos costos de insumos.

Por ejemplo, el costo de producción por kilo vivo es de hasta Bs 9 y 9,50, pero los comercializadores pagan entres Bs 10,50 y Bs 10,80. 

Explicó que el intermediario gana hasta Bs 4,5 por kilo faeneado que entrega a los centros de venta al público que venden el producto al consumidor final en promedio el producto a Bs 18 el kilo.

Ante la caída de precios, explicó que algunos productores intentaron vender el producto directamente al público, pero se les negó los permisos de abastecimiento.

“El sector está abandonado. Nos quitaron esa posibilidad de abastecer al público y estamos vendiendo (a los frigoríficos) a un precio bajo porque no podemos quedarnos con los animales”, dijo el ejecutivo.

Agregó que se tuvieron reuniones con varias autoridades del Gobierno, pero todo se quedó, según él, en retórica.

En varias oportunidades, afirmó que el Gobierno a través de los Ministerios de Desarrollo Rural y Tierras y de Desarrollo Productivo, indicaron públicamente que analizarían mecanismos y formas para poder ayudar a los sectores más afectados, por el confinamiento que vive el país.

Se llamó a la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Eliane Capobianco, pero no pudo ser contactada.